Menú de categorías

| Oct 11, 2019 | En estas calles, Histórico, Portada

Los Trinitarios, un conjunto donde predomina la unión familiar

El conjunto residencial Los Trinitarios está ubicado sobre la paralela Bucaramanga Floridablanca.

Por: Liliana Carvajal Pineda

La unión de los vecinos, la sana convivencia y grandes lazos de amistad, son algunas de las características que se destacan en el conjunto residencial Los Trinitarios, ubicado sobre la paralela Bucaramanga – Floridablanca.

Construido en la década del 80, se podría decir que es uno de los proyectos de vivienda más antiguos del sector y con el que se habría impulsado el desarrollo urbanístico de esta zona. Los Trinitarios es la puerta de entrada a la “Ciudad Dulce” de Colombia.

Y es que al transitar por la autopista es difícil pasar por alto estos edificios vinotinto con blanco, los cuales sobresalen por su arquitectura tradicional diseñada por Alberto Montoya Puyana, según contó José Jorge Dangond, uno de los encargados de la obra.

Le puede interesar: Molinos Altos y sus cuatro décadas de historia

Aseguró además que el nombre Los Trinitarios, además de hacer alusión a la planta de jardín que abunda en la zona, en realidad fue pensado por la conexión con la naturaleza, teniendo en cuenta que aquí se encuentra una extensa zona verde de 6.500.000 metros cuadrados aproximadamente. Su principal siembra es de trinitarios, árboles oities, pinos, durantas, entre otros.

La cancha es otro de los escenarios que utilizan los habitantes para realizar actividades de integración y deportivas.

“Este proyecto se construyó mediante una sociedad entre la familia Montoya y Dangond. Sus apartamentos son hechos con muros en concreto armado, prefabricado, se dice así, pero se funde en el sitio. Se fundió un apartamento por día. Aproximadamente el terreno tiene 3 hectáreas. Mi padre vendió la clínica quirúrgica al Seguro Social y como parte de pago le entregaron ese lote. Fue un proyecto exitoso y se hicieron las respectivas pruebas antisísmicas. La idea era que no fuera de mucha altura para que no fuera tan denso. Son muy amplios y cuentan con más zonas verdes y arborizado para que las personas pudieran caminar . Los apartamentos son de aproximadamente 75 metros cuadrados”, explicó el responsable de la construcción.

Aquí, actualmente residen 830 personas entre antiguos y nuevos, en 7 torres. En total son 210 apartamentos.

3

pisos tiene cada edificio, cada uno de 7 apartamentos.

Prevalece la unión

En Los Trinitarios organizan diferentes actividades para compartir e integrarse.

En este conjunto, que cumplió 36 años en marzo de 2019, es fácil encontrar algunos de las personas que lo habitaron desde sus comienzos y otras han heredado sus inmuebles a las nuevas generaciones.

Lea también: Cañaveral Oriental, un sector de aventuras y travesuras

Para la mayoría, este es un sector muy acogedor. “Los vecinos siempre se han unido para realizar obras en pro de la unidad residencial, porque por medio de bazares y vacas hemos ejecutado algunas obras como la capilla, el bbq, se arregló la portería, techo de los parqueaderos y la arborización de las áreas comunes. Se caracteriza por la unión de todos, porque hacemos diferentes celebraciones, desde las fiestas decembrinas hasta la de los niños. Como tradición se hace misa todos los domingos y en diciembre las misas de gallo o novenas y cada edificio tiene su zona verde”, comentó Yenny Sepulveda, una de residentes más antiguas, quien por circunstancias ajenas a su voluntad tuvo que cambiarse de domicilio; sin embargo, su conexión sigue latente con Los Trinitarios. “Tuve que cerrar los ojos y con gran dolor me fui, pero todavía sigo siendo propietaria”.

Recordó además que este sector se ha caracterizado por su buenas fiestas y los bingos. “Algunas familias han emigrado pero sigue siendo un conjunto muy familiar”.

Por su parte Carlos Javier Sierra Díaz, administrador de este proyecto residencial desde hace 8 años, aseguró que Los Trinitarios es uno de los conjuntos más amables y cordiales, su gente es súper increíble, respetuosa de las normas, muy colaboradora y creyente y hoy por hoy contamos con nuestro sitio de respeto para orar”.

Vea además: Las Carabelas, el conjunto de la “gran familia”

Y aunque no cuentan con una piscina como gran parte de los conjuntos de Cañaveral, esto no ha sido nunca un impedimento para la integración y diversión, porque disfrutan de la sana convivencia en los campeonatos deportivos organizados en la cancha de baloncesto. Cualquier actividad se convierte para los vecinos en un pretexto para compartir y fortalecer los lazos de amistad.

“Ver crecer a los hijos de los vecinos y que después de muchos años nos encontremos, es gratificante. Hay muchachos que viven en otras ciudades y cuando vienen organizan encuentros, eso es muy bonito”, manifestó Yenny Sepulveda.

Un clima muy fresco

Uno de los principales beneficios de la urbanización Los Trinitarios son las amplias zonas verdes y senderos peatonales.

El clima fresco es otra de las razones por las que los residentes se “amañan” en este conjunto. Aseguran que su cercanía con la quebrada La Cuellar, le brinda a la zona condiciones atmosféricas muy agradables. Sin embargo, tiempo atrás colindar con la cañada no era tan beneficioso, porque quedaba expuesto y hasta el ganado de las fincas que existieron en sus alrededores, se entraba. “Nos tocó poner malla para dar más seguridad, claro que ya toda esa zona está urbanizada”, comentó Yenny Sepulveda.

Puede leer: Parroquias del sector: un recorrido por la historia

Según los vecinos, hay muchos más bondades que problemas. Por eso, algunos se niegan a irse como es el caso de Cristina Camacho, quien reside en Los Trinitarios desde 1986. “Es un conjunto apacible y acogedor; sus zonas verdes y arborización son de gran cuidado al igual que sus amplios senderos peatonales. Somos una comunidad solidaria y hemos obtenido grandes logros con mucho, mucho esfuerzo. Es una labor de toda la comunidad o labor de todos”, manifestó Camacho.