Menú de categorías

| Ago 2, 2019 | En estas calles, Histórico, Portada

Cañaveral, un sector residencial pero con gran impacto comercial

Estos son los tres centros comerciales que le han “apostado” al comercio de Floridablanca – César Flórez/GENTE DE CAÑAVERAL

Por: Liliana Carvajal Pineda

Cañaveral desde sus inicios se caracterizó por ser una zona residencial, sin embargo, la llegada del primer centro comercial cambió el concepto y generó gran impacto económico en el sector y en Floridablanca.

El Centro Comercial Cañaveral, construido entre 1982 y 1983 e inaugurado el 19 de agosto de 1984, se convirtió en uno de los puntos de mayor congregación de los habitantes de este sector, y cómo no, pues muy cerca de sus casas contaban con un lugar que les ofrecía entretenimiento, diversión y sano esparcimiento en un solo escenario.

Lea también: Cañaveral Oriental, un sector de aventuras y travesuras

Fue concebido por el empresario Armando Puyana, dueño de Urbanas, como uno de los proyectos con mayores beneficios y bondades para el sector, teniendo en cuenta que impulsó la actividad urbanizadora hacia el sur de la ciudad, lo que se constituyó en un factor determinante para emprender la construcción de importantes conjuntos, urbanizaciones y condominios habitacionales en Floridablanca.

El Centro Comercial La Florida fue inaugurado en 2004 y llegó a formar parte de la oferta comercial de Cañaveral. – Tomada de facebook: Fotos de Bucaramanga (antiguas, modernas, actuales) de Diego Sáenz desde 2008 /GENTE DE CAÑAVERAL

Y es que son ya tres generaciones las que han pasado y han crecido en este centro comercial en el que se han tejido infinidad de historias. Algunos recuerdan cómo eran las reuniones con sus amigos, los planes los fines de semana en familia y otros conservan en sus mentes cómo eran las citas con sus novios, quienes ahora son sus esposos o esposas.

A pesar de la transformación y de estar siempre a la vanguardia, el Centro Comercial siempre ha buscado conservar su tradicional esencia. Una de las características que mantiene en pie este lugar es su diseño horizontal, al estilo del mall americano, con parqueaderos y ambiente campestre con árboles que lo hacen diferente a los demás.

Le puede interesar: Molinos Altos y sus cuatro décadas de historia

Ernesto Puyana Sanmiguel, exsubgerente de Urbanas, remembró que “al tiempo con la urbanización se construyó la autopista, en su momento una obra de gran proyección a futuro, pero muy poco tráfico inicial. No se había construido el viaducto García Cadena. Cañaveral era un barrio suburbano sumamente tranquilo y con amplios antejardines, tomas de agua, buenas vías, pero escaseaban los servicios. De ahí surgió la idea del Centro Comercial, que a la postre cambió la vocación del sector”.

Agregó que Urbanas empezó el desarrollo de un Centro Comercial en Cañaveral, “para atender la demanda de una gran zona de influencia que se había desarrollado entre los 70 y 80, que incluía barrios como Lagos, El Bosque, Molinos, Villabel, Zapamanga, etc., que constituían toda una ciudad dormitorio, sin servicios cercanos. La constructora hizo un estudio para definir la localización más adecuada entre varios lotes que tenía especialmente entre el del actual Caracolí y el que se escogió, los dos estaban desocupados, eran manzanas de la urbanización Cañaveral que no se habían construido, entre otras cosas porque todos los buses que alimentaban los barrios del oriente tomaban la oreja por debajo del puente. Era paso obligado y eso facilitaba el acceso a la gente”.

El lote en el que fue construido el Centro Comercial Caracolí fue utilizado como taller y almacén de materiales de Urbanas durante la década de los 60 y 70.- Tomada de facebook: Fotos de Bucaramanga (antiguas, modernas, actuales) de Diego Sáenz desde

Vea además: Las Carabelas, el conjunto de la “gran familia”

Aunque el Centro Comercial Cañaveral fue la puerta del desarrollo económico en este sector, Sanmiguel recordó que el comercio realmente inició entre 1969 y 1970 con la construcción, por parte de Urbanas, de un local sobre la calle 30, frente a la que hoy es la “glorieta de las ciclas”, y donde actualmente hay un restaurante, originalmente era de un nivel. “Ahí trataron de funcionar varios negocios y no prosperaron, y por un tiempo allí funcionó la parroquia. La intención inicial era que funcionara ahí una “fuente de soda” al estilo del Tupac o Nathalie en Bucaramanga, con servicio a los carros afuera. Estuvo vacío un buen tiempo. Luego vino la iglesia antes de que se construyera la actual y después vino el Centro Comercial Cañaveral”.

89

locales comerciales tiene La Florida

150

locales comerciales hay en el Centro Comercial Caracolí.

La Florida y Caracolí

En un sector que comenzó como residencial se fue impulsando poco a poco la economía del municipio con la construcción de los centros comerciales. Archivo / GENTE DE CAÑAVERAL

Con el crecimiento económico en el municipio se dio la llegada del Centro Comercial La Florida en el años 2004 con 52 mil metros cuadrados de área construida. Hoy en día cuenta con 689 parqueaderos y 89 locales y se construyó con el objetivo de responder a las necesidades comerciales.

La Florida es uno de los espacios comerciales más reconocidos de Bucaramanga, se encuentra ubicado sobre la autopista que conecta a Floridablanca con Bucaramanga, un mall que reúne una variada oferta de locales comerciales entre los que sobresalen accesorios, artículos deportivos y para el hogar, calzado, joyería, ópticas, tecnología, moda.

Recomendado: Centro Comercial Cañaveral, un lugar insignia del sector

Los residentes de la zona recuerdan que este espacio durante muchos años fue un lote en tierra que sirvió también como parqueadero durante la temporada de diciembre.

“Esos lotes, las dos manzanas que ocupó La Florida, nunca fueron construidos porque el suelo era muy difícil y resultaba costoso hacer casas ahí. La manzana de abajo era puro lodo y la de arriba, pura roca. Un grupo de comerciantes vinculados al Centro Comercial Cañaveral decidió comprar la manzana de abajo, inicialmente para ampliar el parqueadero y casi al tiempo Mercadefam decidió abrir almacén en Cañaveral y compró la manzana de arriba. Cuando estaban ambos proyectos en fase de diseño, decidieron ponerse de acuerdo y desarrollar el Centro Comercial, ocupando las dos manzanas”, recordó el exsubgerente de Urbanas.

Simultáneamente con este centro comercial comenzó la apertura de restaurantes, cafés y fuentes de soda en la zona céntrica de Cañaveral, las cuales impulsaron aún más la economía en este municipio.

Actualmente cuenta con un supermercado, seis salas de cine, una plazoleta de comidas, entidades financieras y un centro empresarial que cuenta con 34 oficinas. Sus visitantes pueden disfrutar de amplios y acogedores espacios que permiten vivir una experiencia de entretenimiento, diversión, realizar transacciones comerciales y disfrutar de una rica gastronomía con propuestas típicas y exóticas, heladerías y cafés.

Vea también: Así nació la urbanización Andalucía

Ya para el año 2013 y para continuar fortaleciendo el sector y el desarrollo económico de Floridablanca, abrió sus puertas Parque Caracolí Centro Comercial bajo un concepto moderno y un área de más de 85.000 metros cuadrados.

El Centro Comercial Cañaveral fue el primero que llegó al sector y por ser el más antiguo teje grandes historias entre sus visitantes.- Archivo / GENTE DE CAÑAVERAL

Cuenta con un innovador diseño en forma de caracol, pensado para dar visibilidad a cada uno de sus 150 locales comerciales, además de 800 espacios para parqueaderos. Este Centro Comercial se ha convertido en un eje de la moda, entretenimiento y diversión de la zona. Una de sus principales características es el diseño en Piedra de Barichara

En el lote en que fue construido el centro comercial quedaban los talleres de maquinaria de Urbanas durante la construcción de la autopista, en los 60, y siguió siendo el almacén de materiales de la constructora hasta los 90, “pero ya desde los 70 Urbanas había pensado montar ahí un hotel, del mismo estilo del hotel Bolívar de Cúcuta, para viajeros. Sin embargo, eso nunca se dio y terminaron vendiendo el lote y luego de varios cambios de dueño, entró Arauco, la firma chilena a comprarlo y desarrollar Caracolí”, contó Ernesto Puyana Sanmiguel.

Los tres centros comerciales convergen en el corazón de Cañaveral, tanto así que las personas pueden disfrutar de las diferentes ofertas que brindan en un mismo lugar. Aquí se seguirán construyendo diferentes historias de la comunidad.

El imponente mural “Flora y Fauna” del maestro Jorge Iván Arango es uno de los principales atractivos del Centro Comercial Cañaveral.