Menú de categorías

| Abr 25, 2014 | Periodista del Barrio

Movilidad, ¿solución integral?

Los huecos son los protagonistas en las vías alrededor de la Foscal. - Suministrada / GENTE DE CAÑAVERAL

Los huecos son los protagonistas en las vías alrededor de la Foscal. – Suministrada / GENTE DE CAÑAVERAL

Augusto Ramírez R.

Periodista del Barrio

Los problemas de movilidad en Floridablanca, especialmente en las zonas del Bosque y Cañaveral, se están atacando con cambios viales y obras de infraestructura que los ciudadanos han pagado con impuestos de valorización. La Transversal El Bosque y ahora el nuevo Intercambiador del mismo nombre son obras que la comunidad acepta como parte del desarrollo de la ciudad y como aporte a la solución del caos vehicular en el área.

Lo que es inconcebible es que proyectos de esta envergadura y costo se diseñen y ejecuten sin considerar que la movilidad debe entenderse como un proceso integral de obras y acondicionamientos viales que garanticen el resultado que se busca con las inversiones.

Así se ven las calles en El Bosque, alrededor de la Foscal. - Suministrada/GENTE DE CAÑAVERAL

Así se ven las calles en El Bosque, alrededor de la Foscal. – Suministrada/GENTE DE CAÑAVERAL

En este sentido no se puede entender que se ejecuten las costosas obras mencionadas mientras las vías aledañas convertidas en fundamentales ejes viales hacia los cuales se atomiza considerable flujo vehicular, se mantienen en un deplorable estado de deterioro.

Basta transitar por las calles adoquinadas que circundan la Fundación Cardiovascular y la Clínica La Foscal para entender por qué estas vías completamente destruidas se convirtieron en el nuevo cuello de botella para la movilidad, haciendo que el objetivo de aumentar la fluidez vehicular en la zona con los nuevos proyectos no pueda lograrse.

Las comunidades del Bosque y Cañaveral tienen derecho a exigir al alcalde de Floridablanca la intervención inmediata de estas calles destruidas, para que sean reparadas a la mayor brevedad y los dineros invertidos en la transversal y el intercambiador representen un verdadero mejoramiento de la movilidad.

Los directivos de la Foscal y la FCV deberían también mostrar un mayor compromiso con sus usuarios y la comunidad haciendo valer su capacidad de gestión y acceso a las autoridades como grandes contribuyentes de impuestos municipales, exigiendo que las vías que llevan a sus entidades de salud estén en buen estado y no en el vergonzoso deterioro actual.