Menú de categorías

| Abr 25, 2014 | Nuestra Gente

Cielo tiene el primer corazón artificial de Suramérica

Este es el dispostivo Heartmate II, que le implantaron a la maestra de Barbosa. - Suministrada/GENTE DE CAÑAVERAL

Este es el dispostivo Heartmate II, que le implantaron a la maestra de Barbosa. – Suministrada/GENTE DE CAÑAVERAL

Audry Laguado

Gente de Cañaveral

Cielo González llegó a la sala de juntas de la Fundación Cardiovascular de Colombia, FCV luciendo un traje blanco con algunos brillos; iba acompañada de sus hijos y algunas enfermeras que le empujaban una silla de ruedas.

Pero lo que más llamó la atención de los periodistas que estaban a su alrededor fue el brillo de su mirada, el que hablaba por sí solo. Una luz de esperanza salía de sus ojos y de su sonrisa, ante las cámaras y los micrófonos que la rodeaban.

Cielo González aún se está recuperando, sin embargo ya puede hablar y caminar unos cuantos metros.  - Y. G. /GENTE DE CAÑAVERAL

Cielo González aún se está recuperando, sin embargo ya puede hablar y caminar unos cuantos metros. – Y. G. /GENTE DE CAÑAVERAL

Esta mujer es la prueba viva de un nuevo logro de la FCV.

Un grupo de especialistas le dio una nueva esperanza de vida al implantarle un corazón artificial. Ahora tiene un dispositivo que hace que su corazón, maltratado por una insuficiencia cardiaca, vuelva a funcionar.

Cielo es una maestra de una escuela rural de Barbosa, ha dedicado su vida a educar cientos de pequeños, pero desde 2008 su vida cambió cuando su corazón comenzó a fallar y aunque tuvo un buen tratamiento médico todo parecía indicar que su posibilidad de vivir era poca, casi nula…

Por fortuna hoy su futuro es otro.

Comenzó la enfermedad

“Todo empezó con una falla cardíaca desde el 2008 cuando le dio un infarto, se ponía muy mal… En enero del 2013 le dio una trombosis y llegó al punto de que los médicos dijeron que había que hacerle un trasplante… pero por cosas de la vida no fue apta para trasplante.

“Gracias a Dios los médicos no se dieron por vencidos y empezaron a buscar otras alternativas”, relató dijo Diana Rodríguez González, hija de Cielo.

Según los médicos de la FCV, Cielo ya no podía realizar actividades tan simples como vestirse o bañarse sin sentirse ahogada o fatigada, incluso ingresó a la clínica con un peso de 35 kilos, pues debido a su condición también se sumó un cuadro de desnutrición.

La paciente llegó en julio de 2013 y pese a que estaba sometida a un buen manejo médico, su condición no mejoraba.

“Ella seguía siendo hospitalizada por su insuficiencia cardíaca descompasada. Por otra parte no podía ser sometida a un trasplante, así que se decidió implantar el Heartmate II”, dijo el doctor Antonio Figueredo, quien lideró la cirugía en la FCV.

En cifras

300

gramos pesa el dispositivo Heartmate II, que lleva Cielo González en su pecho.