Menú de categorías

| Mar 28, 2014 | En estas calles

Una reserva arbórea que nutre a Cañaveral

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Audry Laguado

Gente de Cañaveral

Con el paso de los años y el crecimiento urbanístico Cañaveral ha sufrido bastantes cambios y uno de ellos ha sido el desplazamiento y transformación de la flora propia del sector.

Sin embargo, sobre el anillo vial, a pocos metros del conjunto residencial Mediterrané, se alzan imponentes y puros, decenas de ceibas, caracolíes, guayacanes y otras especies gigantescas que alimentan de oxígeno al sector.

Este bosque hace parte del Centro Vacacional Asturias, que hace parte de la Policía Metropolitana de Bucaramanga y que cuenta con aproximadamente 21 hectáreas de zona veren donde además habitan especies propias del sector.

“Este bosque nunca se ha intervenido, esto quiere decir que las especies de árboles se encuentran en buen estado y no han sido talados, gracias a esto encontramos animales propios del ecosistema”, aseguró el capitán Raúl Pérez, quien es el encargado del mantenimiento y coordinación de esta sede.

Cabe resaltar que lo único que se ha creado es un lago artificial donde nadan patos traídos por la institución, además es un espacio perfecto para 54 caballos que hacen parte de Carabineros y es una zona para el entrenamiento de los caninos de la institución.

Este espacio dota de buen aire al sector de Cañaveral y está completamente protegido por la Policía Metropolitana de Bucaramanga.

En cifras

54

caballos, que hacen parte de Carabineros, son entrenados en la finca.