Menú de categorías

| Feb 21, 2014 | En estas calles

¿Qué pasó con las iguanas de Cañaveral?

Las iguanas fueron llevadas a la parte superior del río Frío.  - Imegen Suministrada/GENTE DE CAÑAVERAL

Las iguanas fueron llevadas a la parte superior del río Frío. – Imegen Suministrada/GENTE DE CAÑAVERAL

Audry Laguado

A raíz de la publicación realizada la semana pasada en este medio en torno a la captura y traslado de las iguanas de la cañada La Calavera por parte de la Corporación para la Defensa de la Meseta de Bucaramanga -Cdmb-, algunos habitantes se mostraron precupados por el futuro de los animales.

La entidad advirtió que este es un proceso que busca mitigar el impacto que han sufrido los reptiles por diferentes agentes.

Es probable que los operativos sigan por parte de la CDMB. - Imagen suministrada/GENTE DE CAÑAVERAL

Es probable que los operativos sigan por parte de la CDMB. – Imagen suministrada/GENTE DE CAÑAVERAL

Sin embargo la comunidad se sigue preguntando qué ha pasado con estos animales, en qué estado están y dónde se encuentran.

Ante esto Juan Felipe Chica, veterinario de la Cdmb dijo que: “inicialmente hicimos este operativo por petición de la misma comunidad. En repetidas ocasiones nos dijeron que las iguanas eran atacadas por gatos, perros y en otras oportunidades atropelladas.

“Por eso acudimos al llamado. Sin embargo nos dimos cuenta de que había otros problemas que tenían que sortear estos animales. Uno de ellos y quizá de los más graves es la contaminación de la quebrada; el agua tiene altos grados de contaminación y está demás decir que esto no es bueno para los animales.

“Por otra parte, es cierto que estos reptiles han visto perjudicada su población porque su hábitat se ha reducido considerablemente debido al crecimiento de la parte urbana.

“Además de eso la malla que las protegía está deteriorada y ellas se salían por ahí, la gente las alimentaba y poco a poco ellas perdieron la costumbre de buscar alimento por sus propios medios”, dijo el funcionario.

Las ocho iguanas que fueron capturadas hace más de una semana fueron llevadas a la parte alta del río frío, cerca de la vereda Helechales, donde cuentan con árboles frutales y agua potable para que puedan mantenerse hidratadas.

“Esto lo estamos haciendo por el bienestar de los animales, siempre existirá personas que no están de acuerdo, pero lo que queremos realmente es cuidarlas.

“Ahora bien tenemos que ver si hay huevos, si es así, me parece maravilloso, porque eso quiere decir que la población se está reproduciendo y que no está en peligro.

“Por otra parte debo aclarar que estos huevos no se deben consumir, pues además de ser un delito, pueden estar altamente contaminados pues estos animales están expuestos a una zona que no tiene las mejores condiciones para ellas”, enfatizó el funcionario.