Menú de categorías

| Dic 13, 2013 | Punto de vista

Pierde la comunidad

Fabio Peña

Fabio Peña

Editor Gente de CaÑAVERAL (fpena@vanguardia.com)

Es increible que un municipio como Floridablanca siga viviendo una penosa situación como la que ha padecido últimamente.

Después de tres alcaldes que no han podido terminar su gobierno por diversas circunstancias llega uno al que su gabinete no le quiere caminar, según lo denunció el mismo mandatario.

Y la razón de esta situación es que por ley de garantías el actual mandatario no pudo remover de sus cargos a los antiguos secrertarios de despacho para nombrar su propio equipo, lo que lo ha mantenido administrando el municipio con un gabinete ajeno, prestado y, en ocasiones, atravesado.

Definitivamente este es un país de locos donde un alcalde gobierna con secretarios de despacho que no comparten sus ideas, pero a los que se tiene que aguantar y no puede tocar so pena de ser sancionado.

Este escenario, sumado a la demanda de pérdida de investudura que le interpuso ante el Tribunal Administrativo de Santander un veedor ciudadano, pone a tambalear una ya maltrecha gobernabilidad.

Dicen los contradictores políticos del actual alcalde que su periodo no llegará más allá de junio de 2014 pues, consideran, correría la misma suerte que el anterior alcalde, es decir, sería inhabilitado.

De ser así ¿quién gana y quién pierde en todo este maremagnum de demandas y de situaciones como las presentes?

De seguro que quienes pierden no son los gobernantes, pues ellos tarde o temprano se enganchan en otro puesto. Quienes verdaderamente pierden son los ciudadanos, la comunidad y el municipio de Floridablanca que no puede desarrollarse debidamente y que se desangra en medio de la pelea de los sectores políticos y politiqueros que poco o nada les interesa el bien común, sólo su parcela.