Menú de categorías

| Nov 1, 2013 | En estas calles

Ni los estoperoles reducen la velocidad en el anillo vial

Los carros de carga pesada, en muchos casos, pasan estas señales por encima de los límites de velocidad establecidos.  - Javier Gutiérrez /GENTE DE CAÑAVERAL

Los carros de carga pesada, en muchos casos, pasan estas señales por encima de los límites de velocidad establecidos. – Javier Gutiérrez /GENTE DE CAÑAVERAL

Audry Laguado

GENTE DE CAÑAVERAL

En el anillo vial, a pocos metros de la Zona Refrescante, se escucha el estruendo de los carros pesados y de los vehículos pequeños que pasan una y otra vez a alta velocidad sobre los taches blancos que instaló Invias.

Los estruendos retumban casi que las 24 horas del día, algunos carros pasan a tal velocidad que las tapas de las llantas salen volando y los conductores ni siquiera se percatan de lo que sucede, pues siguen su camino con total normalidad.

En teoría los conductores deben reducir la velocidad a 20 kilómetros por hora mientras pasan por estos estoperoles. - Javier Gutiérrez /GENTE DE CAÑAVERAL

En teoría los conductores deben reducir la velocidad a 20 kilómetros por hora mientras pasan por estos estoperoles. – Javier Gutiérrez /GENTE DE CAÑAVERAL

Se supone que estos ‘taches blancos’ llamados estoperoles o resonadores, son instalados en las vías nacionales por varias razones: una de ellas es para que los conductores reduzcan la velocidad y de paso estén alerta sobre la vía.

Adicionalmente son instalados en las entradas de las zonas urbanas con el objetivo de que los conductores se den cuenta que han dejado atrás la zona rural y así reduzcan su velocidad.

Lo que sucede

en el anillo vial

En el caso del anillo vial, sentido Floridablanca-Girón y viceversa, se supone que la velocidad máxima permitida es de 60 kilómetros por hora.

Al llegar al sitio donde están ubicados estos estoperoles los conductores deben disminuir su velocidad a por lo menos 20 kilómetros, pues además de estar alerta y evitar accidentes, previenen que se dañe la suspensión de los carros con el golpe que generan los resonadores, señaló Isnardo Mantilla de la Dirección de Tránsito de Floridablanca.

Pero parece que a muchos no les interesa el carro ni lo que pueda suceder sobre la vía, pues algunos osados al volante sobrepasan los 100 kilómetros.

Al parecer ante tal problema la Dirección de Tránsito y Transporte de Floridablanca, pondrá cámaras detectoras de infractores para tratar de mitigar este fenómeno y así poner infracciones a quienes excedan los límites de velocidad establecidos en este corredor vial nacional.