Menú de categorías

| Oct 25, 2013 | Columnistas

Significado de la fiesta de los niños

GENTE DE CAÑAVERAL

GENTE DE CAÑAVERAL

Daniel Quintero Trujillo

El saludo inicial es hoy para los niños de Cabecera que celebran su día vistiéndose con disfraces y trajes multicolores para pasearse por las calles del vecindario y centros comerciales llevando un mensaje de amor, paz y esperanza, además de recibir dulces como regalo.

En el pasado se le denominaba fiesta de Halloween o de ‘las brujas’, como una copia de la cultura Celta y Anglosajona que invitaba al miedo y a los malos tratos de los infantes; con chanzas y hechizos peligrosos y de mal gusto atentaban contra la vida y seguridad de los chicos, pero en hora buena, como producto de nuestra identidad cultural, la hemos denominado ‘Fiesta de los Niños’ como antesala al nacimiento del niño de Belén que todos esperamos con alegría.

El día de los niños debe llevar a la reflexión de padres, educadores y gobernantes para diseñar políticas de desarrollo integral de la personalidad del infante, con programas que vayan desde la estimulación temprana hasta la proyección de una asistencia permanente a la salud, educación y recreación, esto considerando que es la etapa fundamental para la enseñanza de valores sociales como el respeto, la solidaridad y el amor, necesarios en la formación del nuevo ciudadano que reemplazará la generación adulta.

Esperamos que los centros comerciales y almacenes del sector se contaminen del ambiente infantil para que con sentido de publicidad comercial decoren los negocios con motivos que inviten a la paz y la alegría, y que ayuden a fortalecer en los niños la seguridad afectiva para que construyan recuerdos agradables e imborrables de los años infantiles.

Sobra la invitación a padres y tutores para que acompañen a los niños en el recorrido de la alegría y así evitar violencia infantil, irrespeto y accidentes.