Menú de categorías

| Oct 11, 2013 | En estas calles

Adriana Granados: de Colombia para el mundo

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Audry Laguado M.

GENTE DE CAÑAVERAL

Adriana Granados es creatividad, inspiración y elegancia en una sola persona. Aunque baja de estatura y de contextura bastante menuda, esta bumanguesa es grande en las pasarelas de Europa.

Tiene su boutique en la ciudad de Lyon, Francia, donde vive hace 12 años. Esta latina le ha dado su propia firma a cada puntada, a cada prenda, a cada colección y tal vez ese ha sido el secreto de su éxito.

La mezcla del sabor latinoamericano con la elegancia europea, que quizá llevaba en las venas desde que tan solo era una niña y le fabricaba a sus muñecas, han sido la fórmula perfecta para darse a conocer en Francia.

Hace tan solo una semana, Adriana estuvo de visita en Bucaramanga y a pocas horas de retornar a Europa para retomar sus actividades cotidianas, esta diseñadora habló con , contó sus experiencias, sus sueños, sus proyectos y cómo ha cambiado su vida desde que se fue al otro lado del mundo.

Adriana Granados se especializó en vestidos de novia y de noche. Ha representado a Francia en otras ciudades de Europa.  Imagen Suministrada / GENTE DE CAÑAVERAL

Adriana Granados se especializó en vestidos de novia y de noche. Ha representado a Francia en otras ciudades de Europa. Imagen Suministrada / GENTE DE CAÑAVERAL

Luchó por sus sueños

Tras terminar sus estudios como diseñadora de modas en Bogotá, Adriana comenzó a laborar en su ciudad natal, Bucaramanga.

Aunque no era lo que tenía como proyecto de vida, se le midió al trabajo, “cuando terminé de estudiar monté mi propio taller y además dictaba clases en un instituto que creo ya no existe o cambió de nombre, sin embargo seguía pensando en viajar y desarrollar mi carrera en Francia.

“Mi sueño siempre fue viajar a ese país porque es una nación hermosa y además importantísima en el tema de moda a nivel mundial. De hecho mi trabajo de grado fue inspirado en los años 40, pero en la elegancia de Francia y con toques de grandes diseñadores como Valentino y Dior”, relató Adriana mientras deleitaba un delicioso café colombiano y buscando en su mente palabras en español que tal vez ahora no son tan familiares, pues hace más de una década que habla francés.

Derribando barreras

Pasaron cuatro años de labores y por fin llegó la hora de viajar. Con 25 años, todo estuvo a su favor y se fue para Lyon, Francia; ciudad que quizá sin que ella lo supiera, la esperaba con los brazos abiertos.

Sin saber francés, asumió el reto y se fue casi que a ojo cerrado, pero con objetivos claros: aprender más sobre moda para crecer como diseñadora. Lo que tal vez ella no pensó es que se quedaría a vivir en esta tierra tan lejana.

“Primero llegué a la casa de una familia francesa donde viví cuatro meses, después me fui a vivir sola. Al principio llegué a estudiar francés; definitivamente lo más complejo fue la barrera del idioma, sabía un poco de inglés y con eso lograba comunicarme. Seis meses después ya me defendía y empecé a estudiar lo mío. Realicé una especialización en lencería y luego hice otra en marketing de moda porque era lo que más quería hacer, luego empecé a meterme en el cuento de la moda y me gané dos premios internacionales: uno en Niza y otro en París. Después de eso decidí crear mi propia marca”.

Ya era un hecho se quedaría en Francia. Los medios de comunicación la buscaban para entrevistar a la latinoamericana que le puso ‘sabor’ a las prendas de alta costura.

“Por ser colombiana tuve más acogida y es que en mis diseños se ve la mezcla latina, eso fue lo que gustó por eso pienso que esa parte me abrió las puertas de Francia”, afirmó.

La diseñadora ya está contemplado traer su marca a Colombia. Imagen Suministrada / GENTE DE CAÑAVERAL

La diseñadora ya está contemplado traer su marca a Colombia. Imagen Suministrada / GENTE DE CAÑAVERAL

Piensa en su país

En este último viaje a Colombia Adriana está pensando seriamente en traer su marca al país.

Los cambios y el crecimiento que ha tenido Bucaramanga y el área metropolitana, y con los que se encontró en este viaje, hacen que este proyecto tome forma poco a poco.

“No me quedé mucho tiempo esta vez, pero le dije a mi esposo definitivamente quiero hacer algo aquí porque creo que mis diseños tendrían bastante acogida, veo que aún son muy clásicos en la parte de novias y me gustaría traer algo de lo que he aprendido en Francia. Sin embargo tendría que sentarme a ver cómo podría hacerlo”.

Así que para las y los amantes de la moda y la alta costura es probable que esta colombiana llegue a mostrar su trabajo y dejar su huella en la tierra que la vio nacer.

Adriana aterrizó en Francia el pasado martes y llegó directamente a trabajar en su taller, para dejar lista su pasarela.

Según la diseñadora una de las cosas que más extraña es la comida colombiana, aunque disfruta la gastronomía de Francia.

12

Años ha vivido Adriana Granados en Francia donde es reconocida por sus

diseños.

He participado en pasarelas en París, la semana de la moda en Lyon y en Madrid, fui invitada a Shangai para representar a Francia en 2010