Menú de categorías

| Sep 27, 2013 | Nuestra Gente

Sonia brilla con luz propia

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Audry Laguado M

GENTE DE CAÑAVERAL

A sus 32 años Sonia Yaneth Amado Ríos ha aprovechado todo su tiempo al máximo y de una manera apasionada. Esta santandereana, madre de una pequeña de tres años, canta desde antes de tener uso de razón, escribe poesía, dicta clases, es abogada, organizadora de eventos y una luchadora incansable.

Con innumerables actividades en su vida, Sonia siempre lleva una sonrisa dibujada en su rostro y un brillo en la mirada que deja ver lo soñadora que puede ser.

Pero sin duda ha sido la música lo que ha marcado todo su camino.

Con su voz ha alcanzado grandes logros en su vida y sigue luchando por esa pasión que alienta y apoya toda su familia.

Lo que se hereda no se hurta

La música nació con Sonia Amado. Sus abuelos y sus padres han sido su gran influencia musical, pues fueron ellos quienes le enseñaron a disfrutar de cada nota.

Las rancheras, boleros, el son cubano, salsa y la música colombiana han estado presentes en cada momento de la vida de esta mujer que jamás ha dejado de cantar.

“Mi mamá dice que yo no lloré sino que canté (risas), pero es que desde siempre he tenido presencia de la música en mi vida, mis abuelos fueron cantantes, mi madre también, así que soy una enamorada de las letras.

“En este momento de mi vida estoy cantando boleros pues me encanta el romanticismo. Pero puedo decir que en general canto de todo porque me encanta. El otro día estaba haciendo la cuenta con unos amigos de cuantas canciones me sabía y son aproximadamente mil 500 canciones”, relató Sonia.

Aunque tiene muchos proyectos para su vida como abogada, en cada paso que da hay una canción o una nota que la impulsa a seguir su recorrido, pues como ella dice a veces le toca multiplicarse para realizar todas sus actividades.

Un sueño hecho realidad

Fue en tantas noches de cantos y serenatas a la vida donde surgió la idea de grabar su propio trabajo discográfico.

Tras noches y noches de arduo trabajo, escogiendo canciones y haciendo arreglos musicales para imprimirle su propio sello a cada una, nació ‘Sonia, un beso en la penumbra’.

Sonia seleccionó cada canción de su primer disco con mucho cuidado y dedicación, pero este trabajo no lo hizo sola, sus amigos músicos estuvieron con ella en cada paso, incluso algunas canciones fueron elegidas en una que otra presentación.

Este compacto contiene 10 canciones, entre ellas cuatro mosaicos; pero además de eso, en el intermedio las canciones Sonia declama a sus admiradores algunos de los versos que han nacido de su puño y letra.

Pues además de cantar, esta artista le ha dedicado horas de su tiempo a leer a grandes poetas como: Pablo Neruda, Rubén Darío, Gabriela Mistral, entre otros. A partir de la lectura surgió la pasión, nacieron los versos y en ese ejercicio hizo parte de la Asociación de Poetas Santandereanos ‘Palabra en el tiempo’.

“Uno empieza con poesía experimental, haciendo versos sobre las cosas que uno siente y piensa, así se van llenando páginas blancas, pero luego uno escribe con más técnica”, puntualizó la artista.

Hace tan solo un par de semanas, en Cañaveral, se realizó el lanzamiento oficial de este disco que ha sido motivo de orgullo para su familia.

“El día del lanzamiento del disco fue muy hermoso, mi madre estaba feliz, mi abuela que tiene 90 años estaba dichosa porque de cierta manera vio materializado un sueño de toda la familia”, aseguró Sonia.

Una cantante de leyes

Aunque la música la lleva impregnada en la piel, Sonia sabía que tenía que realizar una carrera universitaria y optó por el derecho.

“Realmente pensé en estudiar comunicación social, incluso cursé un semestre pero por ciertos motivos no pude continuar. En ese momento de mi vida pasaron algunas cosas en la familia y nos dimos cuenta de que nos hacía falta un abogado de confianza.

“Entonces me decidí por esa carrera. También lo hice porque creo que los artistas necesitan alguien que los defienda, alguien que les diga cuáles son sus derechos ante el Estado, cómo hacer un proyecto, cómo defenderse en el plano jurídico”, aseguró.

Fue su voz la herramienta que usó para poder alcanzar el tan anhelado título, pues a punta de conciertos en diferentes ciudades e incontables trasnochos que pudo graduarse como abogada de la Universidad Cooperativa de Colombia en 2010.

“En algunos casos yo presentaba los exámenes antes que todos o me enviaban los trabajos vía fax a los hoteles donde me hospedaba o en los aeropuertos cuando estaba de gira, así que estudié por todos lados”.

Con su carrera en mano, Sonia tiene su propia empresa en la que organiza eventos y en la que asesora jurídicamente a algunos artistas locales.

La maestra

Como si no fuera suficiente con todas las actividades que realiza, hace siete años Sonia es docente de la Universidad Cooperativa de Colombia.

Esta artista imparte clases de expresión oral y corporal y humanística. En los salones de clase ha aprovechado el tiempo con sus estudiantes para enseñarles un poco de poesía e inculcar el hábito de la lectura, como una forma de emplear de una manera productiva el tiempo libre.

Sonia Amado asegura que su pequeña hija ya está demostrando sus dotes de artista, pues en el colegio ya es bastante conocida por sus dones musicales.

«El día del lanzamiento del disco fue muy hermoso, mi madre estaba feliz, mi abuela que tiene 90 años estaba dichosa porque de cierta manera vio materializado un sueño de toda la familia».