Menú de categorías

| Sep 13, 2013 | Personajes

Los hijos adoptivos de El Nuevo Cambridge

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Audry Laguado

GENTE DE CAÑAVERAL

Al colegio Nuevo Cambridge han llegado dos jóvenes que están dispuestos a conocer Colombia y sobre todo a enamorarse de Floridablanca. Ellos son: Natasha Stinghen y Michael Nicolaus, de 18 y 16 años respectivamente.

Ambos llegaron por medio de un programa de intercambio, con el objetivo de aprender español, conocer las costumbres y la cultura de los estudiantes, docentes y comunidad en general.

Pero ambos, quizá sin proponérselo, se han enamorado completamente de esta tierra y han encontrado en Cañaveral el sitio perfecto para aprender y dejar su propia huella.

Aunque no ha sido fácil el cambio, ambos reconocen que han encontrado calor humano en todas las personas que los han rodeado, por eso ya no se sienten fuera de casa porque están en ella.

La llegada

Natasha viene de Santa Catalina, Sur de Brasil, llegó a la ciudad el 22 de febrero de este año a un hogar en Piedecuesta.

Las tres primeras semanas que pasó en Colombia no fueron fáciles, aunque pensó en regresar a su país, la calidad de la familia que la recibió y del personal del colegio, la hicieron cambiar de idea.

“Los primeros días me dio duro, pues extrañaba a la familia y todo eso. Quise devolverme a Brasil, pero fue cuestión de acostumbrarme, después comencé a venir al colegio y todo cambió”, dijo la joven en un español bastante fluido, asegura que no ha sido complicado aprender pues “el portugués y el español se parecen mucho”, afirmó.

“Al principio todos hablaban y decían ‘llegó alguien de intercambio’, me preguntaban cómo es mi país y esas cosas, pero me llevo muy bien con todos. Debo decir que el colegio me encanta, de Colombia me encanta la comida, la gente lo acoge a uno como si fuera una colombiana más”, relató la estudiante.

Según la joven el nivel académico del colegio es excelente, lo que ha hecho enriquecer más sus conocimientos. En estos momentos ella asiste a dos clases: español y sociales, pero además ayuda con los más pequeños de la institución.

Por otra parte Michael Nicolaus, viene de Alemania, pisó tierra colombiana hace tres semanas aproximadamente, habla poco, casi nada, español, pero por fortuna habla con sus compañeros y profesores en inglés lo que le ha facilitado relacionarse más con la comunidad del colegio.

Michael asegura que le ha gustado mucho la comida de la región, “lo único que no gusta es que sirven mucho arroz (risas)”.

Por su parte el joven dice que le ha gustado Cañaveral, que ha encontrado en el sector un sitio tranquilo, con todas las comodidades a la orden del día y sobre todo con la amabilidad de todas las personas.

El intercambio fue un premio

Natasha llegó a Colombia en un proceso de intercambio que se hizo en gran parte de su país. Ella logró lo que muchos jóvenes de su país no alcanzaron.

“Yo estudiaba en colegio público allá, ofrecieron una beca para estos colegios y entre más de mil personas que se inscribieron en el Sur de Brasil, yo me la gané.

“Esta beca era básicamente para hacer el último año escolar en Colombia y para aprender español”, relató la estudiante.

Para ella Cañaveral es un espacio que le encanta pues según dice todo está más cerca, “allá (Brasil) no me gustaban los centros comerciales, pero acá es mejor, no sé todo está más cerca y es más organizado.

“Me parece un lugar muy hermoso, todo está cerca y la gente es muy bonita. Me gustaría vivir en Cañaveral es excelente” puntualizó la estudiante.

De Alemania

Michael Nicolaus tiene 16 años, viene desde Alemania no habla español. Llegó a Colombia hace tres semanas.

¿Qué dice el colegio?

Natasha Stinghen, tiene 18 años viene de Santa Catalina, Sur de Brasil. En estos momentos cursa 11 grado en el Colegio Nuevo Cambridge. Llegó a Colombia hace seis meses.

…Me parece un lugar muy hermoso, todo está cerca y la gente es muy bonita.Me gustaría vivir en Cañaveral es excelente