Menú de categorías

| Sep 27, 2013 | Columnistas

El infieno sí existe

GENTE DE CAÑAVERAL

GENTE DE CAÑAVERAL

Claudio Rafael Gómez Ortiz

Durante siglos pensadores, teólogos y filósofos discutieron sobre la existencia del infierno sin encontrar respuesta.

Nosotros los humildes y perseguidos conductores habituales de la autopista comprobamos todos los días que el infierno sí existe, no sólo sabemos que existe sino que esta ubicado en el viaducto García Cadena.

Nuestra condena es permanecer todos los días inmóviles durante 45 minutos en un trancón monumental que va desde Papi Quiero Piña hasta la Puerta del Sol. Al comienzo del gobierno del alcalde Luis Francisco Bohórquez se apiadó de nosotros y autorizaron a los vehículos particulares circular por el carril exclusivo de Metrolínea desde Motoreste a la Puerta del Sol.

Sin afectar al Sistema por que los buses pasan muy poco y en cambio particulares miles.

Decisión que aunque les tomo 4 años a las autoridades tomarla y a un niño sólo le bastarían unas horas para tomar la misma decisión. El calvario había llegado a su fin. Pero ¡Oh sorpresa! desde el lunes 1 de agosto del año 2012 se prohibió nuevamente por parte del Gobierno Municipal la utilización del carril de Metrolínea de forma mixta hasta las fecha.

Por recomendaciones de un señorito burócrata bogotano que sostiene que 5 cuadras de carril mixto quebrarían al Metrolínea cuando lo único que ha quebrado es nuestra paciencia y desde ahí hasta hoy en día es el pandemónium.

El trancón viene desde Piedecuesta hasta Bucaramanga. Por favor no busquen más soluciones, la única es la del carril mixto para particulares y buses en ese sector, desde la Puerta del Sol, debiendo agregarleacceso desde Lagos, hasta el Centro Comercial Caracolí al menos mientras no se amplíe el viaducto García Cadena. Pero mucho me temo que cuando lo acaben, si lo acaban, el trancón continuará pero mas largo, en ultimas dolorosamente propongo que el carril de Metrolínea sea totalmente mixto hasta tanto no se hagan con seriedad verdaderas autopistas paralelas al remedo de la que tenemos de lo contrario el infierno seguirá existiendo. Y pobres de nosotros los condenados.