Menú de categorías

| Sep 20, 2013 | Columnistas

Bucaramanga la ciudad del futuro

GENTE DE CAÑAVERAL

GENTE DE CAÑAVERAL

Daniel Quintero Trujillo

La capital de Santander hoy es llamada la Ciudad Bonita. En el pasado se le denominaba la Ciudad de los Parques por la variedad y conservación de estos, ya que tanto la Administración Municipal, ciudadanos y empresas se preocupaban por desarrollar políticas de embellecimiento.

Esta denominación ha venido quedándose en la historia debido a que algunos se encuentran en un total abandono y muy pocos merecen admiración.

Por fortuna en el sector encontramos excepciones como el Parque San Pío que además de la naturaleza cuenta con equipos de gimnasia para ayudar en la salud y el desarrollo físico de quienes los utilizan, cuenta con una variada programación cultural y exposiciones de pintura y fotografía patrocinas por la Secretaría de Cultura del municipio y esculturas como la obra monumental de la Gorda de Botero.

En otros parques que fueron famosos, en cambio reina la inseguridad, el vicio de la droga, la prostitución y el ‘raponazo’ pese a que existen CAI cerca, como pasa en el parque Antonia Santos.

El sector de la carrera 33 el famoso sitio de los mariachis es también una vergüenza para una ciudad culta y universitaria. Estos negocios de diversión todas las noches interrumpen el sueño de los residentes por los equipos de sonido con tan altos decibeles que bien podrían ser trasladados a una ‘ciudadela de diversión y ocio’, al estilo de la Plaza Garibaldi en Ciudad de México, o la Vía a Amador, en Panamá, cerca al canal, donde se ubican más de cien discotecas y cantinas para todos los gustos.

Esto podría proyectarse con el apoyo de los dueños de negocios y la participación del Gobierno Municipal sin que se atraviesen intereses personales, pues siempre es preciso pensar en el interés público.

Valdría la pena proyectar la ampliación de la carrera 33, así se ganaría espacio para el tránsito de los peatones, la tranquilidad nocturna y la estética de la ciudad.

Estas dos variables están quitando a Bucaramanga el título de Ciudad Bonita, pero nos pone en alerta para hacer un frente común en beneficio de la ciudad y sus habitantes.