Menú de categorías

| Jun 28, 2013 | Portada, Qué pasa?

Luigi se salvó y se transformó

Fotografías suministradas / GENTE DE CAÑAVERAL

En la imagen de la derecha se ve el estado en el que fue encontrado Luigi hace un par de meses, en la derecha se aprecia de la manera como se ve en la actualidad. Fotografías suministradas / GENTE DE CAÑAVERAL

Por Laura Rojas González

Hasta hace unos meses Luigi era un perrito ‘NN’ abandonado, desnutrido y en mal estado, que fue hallado por una joven que le brindó un hogar temporal. La historia la publicanos en la edición de del 13 al 20 de abril bajo el título: ‘Adopte este perrito y sálvele la vida’. ¿La razón? de no encontrar quién lo adoptara Luigi tendría que ser sacrificado.

A pesar de su lamentable aspecto, del alto grado de desnutrición que tenía en ese momento y de la desesperanza que alcanzó a apoderarse de sus amos de paso, una familia feliz conformada por padre, madre, hijos y un par de mascotas más encontraron nuestra revista, la que los llevó a enamorarse de este indefenso animal y a querer convertirse en su salvación. Ellos prefirieron permanecer en el anonimato pero estuvieron de acuerdo en compartir esta bella historia.

Uno más a la lista

“Siempre hemos tenido perritos adoptados. Antes de Luigi tuvimos a otro que también habíamos recogido pero murió de viejito. Cuando mi esposo estaba navegando en internet vio la foto de Luigi y me dijo: ¡Mire, lo van a matar, tenemos que hacer algo! Ahí se puso en contacto con Viviana Delgado, la niña que lo había recogido, fuimos hasta donde estaba y nos lo trajimos, ahora es amiguito de Pili, la otra perrita que tenemos, mi hija es la que los viste”, explicó la madre de este hogar.

No es el primero

“A Pili la adoptamos hace un año. La encontramos abandonada en El Porvenir. Vivía en la calle y tuvo perritos que poco a poco le fueron quitando. La golpeaban mucho y nosotros sufríamos de saber su suerte pero no teníamos espacio en ese momento.

Un día que estaba lloviendo muchísimo no aguantamos más y tuvimos que ir a recogerla, sentimos que era nuestra responsabilidad. “Los perritos son muy agradecidos con las personas que los cuidan, especialmente si vienen de vivir condiciones poco favorables. “Por fortuna a todos en la familia nos gusta hacer esto, todos tenemos la misma sensibilidad respecto de los animalitos”.

Hoy Luigi vive una nueva vida, se salvó del sacrifio y encontró el amor de una familia que se apiadó de él y le brindó otra oportunidad.