Menú de categorías

| Jun 14, 2013 | Periodista del Barrio

Cdmb aclara cuestionamientos sobre tala de árboles en el sector

Este es el árbol que ha generado conflicto entre la administración y algunos residentes del conjunto.

Este es el árbol que ha generado conflicto entre la administración y algunos residentes del conjunto.

La preocupación por la conservación de las zonas verdes pareciera estar empezando a florecer. Diferentes personas de Cañaveral y sus alrededores se han comunicado con nuestra sala de redacción para denunciar conductas que consideran irregulares y que afectan al medio ambiente y por tanto, a la comunidad.

 

Un habitante de Cañaveral, Jorge O., expresó su preocupación sobre un caso en particular, referente al conjunto residencial Santa María de Cañaveral, en el que la Corporación Autónoma Regional para la Defensa de la Meseta de Floridablanca, Cdmb, autorizó la tala de un árbol de tipo caracolí.

 

“No se puede aceptar la eliminación de estos árboles centenarios, son parte de nuestro patrimonio y nos generan oxígeno, paisajismo, purificación del aire, hábitat y alimento de animales, no es posible que los expertos en medio ambiente por acción o por omisión, voluntaria o involuntariamente, generen daños a nuestros recursos naturales”.

 

La explicación de la Cdmb

Gente de Cañaveral habló con el ingeniero forestar de la Cdmb Luis Francisco Patiño, encargado del análisis y el diagnóstico emitido sobre la vegetación del conjunto en cuestión, quien explicó que “en Santa María de Cañaveral hay unos carolíes bastante altos, grandes, viejos y tuvimos que autorizar la tala de uno de ellos aplicando el principio de precaución”.

 

“La administradora del conjunto nos pidió la evaluación, debo decir incluso que hay otros dos árboles que también considero no están en el mejor estado pero solamente autorizamos la tala de uno porque vimos que realmente representa un peligro. El árbol está en una zona de pendiente, muy cerca de los bloques donde están los apartamentos. Adicional a su fuerte inclinación vimos que tiene unas ramas pendulares bastante gruesas, que por la edad del árbol y por las condiciones climáticas tan variables (los cambios bruscos de temperatura en los que hace mucho calor y luego hay mucha lluvia resquebrajan las ramas y las hacen más débiles), están vidriosas y pueden caerse fácilmente. También encontramos que tiene raíces descubiertas, no tiene suficiente cobertura vegetal, pareciera que tuvieron que cortar raíces para encajar el muro en donde está y eso también desestabiliza el árbol”.

 

El administrador entrante del conjunto, Víctor Amaya, explicó que “la tala del árbol está pendiente porque los costos son muy altos. Las personas que hacen esa tala piden $3’500.000 por hacerlo porque de acuerdo con un nuevo decreto tienen que estar certificados por el Sena así que no hemos podido ejecutar lo que la Cdmb autorizó, sin embargo le pedimos a las personas que tengan paciencia y que tengan en cuenta que estamos haciendo las cosas bien, el pasado jueves nos visitó otro funcionario de la Cdmb y el señor del vivero Follajes de Santander también nos está asesorando”.

 

El ingeniero de la Cdmb Luis Patiño finalizó agradeciendo a la comunidad por su interés. “Realmente agradecemos que haya personas conscientes que se preocupan por la naturaleza y por conservar el equilibrio pero también les pedimos a todos que tengan presente que la seguridad de las personas y de la comunidad es lo más importante”.