Menú de categorías

| Abr 26, 2013 | Gente de Aquí, Portada

Un pequeño gigante del motocross

Manuel Felipe Díaz Rojas durante la pasada válida de motocross en San Gil en la que ocupó el primer puesto en su categoría y acumuló puntos para el gran campeonato departamental.

Manuel Felipe Díaz Rojas durante la pasada válida de motocross en San Gil en la que ocupó el primer puesto en su categoría y acumuló puntos para el gran campeonato departamental.

Por Laura Rojas González

Manuel Felipe es un jovencito de tan sólo 13 años que hace que la tierra tiemble cuando se sube a su moto Suzuki de 85 centímetros cúbicos para correr en alguna competencia de motocross, uno de los deportes más extremos por la peligrosidad de las maniobras que tienen que ejecutar los pilotos a bordo de dos ruedas, sobre un terreno lleno de montículos de tierra, deprimidos y curvas más peligrosas que las de la vía Bucaramanga – Cúcuta por la noche.

Oriundo de Zapatoca y estudiante de octavo grado del Instituto Santa Teresita de Floridablanca, este aficionado de la adrenalina se coronó campeón de la primera válida departamental de este deporte, en la categoría infantil, realizada en San Gil el pasado 14 de abril “competimos seis niños divididos en dos categorías: Cilindraje 65 y cilindraje 85, en esta última fue que participé”.

Las acrobacias y saltos ejecutados por este joven piloto dejan al descubierto su pasión por la adrenalina y el gran dominio que ha adquirido en este deporte durante los tres años que lleva practicándolo.

Las acrobacias y saltos ejecutados por este joven piloto dejan al descubierto su pasión por la adrenalina y el gran dominio que ha adquirido en este deporte durante los tres años que lleva practicándolo.

Sus primeras rodadas

“El deporte lo inicié desde que tenía 10 años, mi primera moto fue de origen chino, cilindraje 30. En febrero del 2011 cambié mi moto por una Yamaha TTR cilindraje 110, que me sirvió para ensayar las primeras técnicas del motocross. En septiembre de 2012 continué con una Suzuki RM cilindraje 85, que es con la que actualmente practico y hago mis primeras competencias ya que este deporte necesita mucho ritmo de práctica porque exige mucho tanto en la parte técnica del manejo como en  la parte física del piloto”.

Otros logros alcanzados

En su corta carrera Manuel Felipe ha podido demostrar que va por el camino indicado pues cuenta entre sus logros “el cuarto puesto en las carreras realizadas en el Festival de Verano en San Gil en octubre de 2012. Allí participaron pilotos de la categoría infantil provenientes de Barrancabermeja, Lebrija, Bucaramanga, Piedecuesta y Norte de Santander. En septiembre de 2012 ocupé el 2° puesto en mi categoría en el municipio de Matanza y el 7 de abril ocupé el 2° puesto en el evento realizado en la pista La Cantera de Piedecuesta”.

El próximo reto

La próxima competencia que le permitirá a Manuel medirse con otros pilotos será el 5 de mayo “en la pista La Roca, en la vía a Zapatoca cerca al barrio Nuevo Girón, después de eso vendrán las válidas en Barrancabermeja, Lebrija y Ocaña” que al igual que la que acabó de ganar en San Gil, servirán para puntuar y subir escalones en el campeonato departamental.

En la fotografía se aprecia la moto con la que Manuel empezó su carrera en el motocross (azul). La moto grande de color amarillo es con la que compite actualmente.

En la fotografía se aprecia la moto con la que Manuel empezó su carrera en el motocross (azul). La moto grande de color amarillo es con la que compite actualmente.

De acuerdo con el joven piloto las ventajas que aportan la práctica de este u otro deporte es “que me crea mucha disciplina en el ámbito personal, familiar y estudiantil porque nos hace ser más sociables, respetuosos de los reglamentos y lineamientos que tiene el deporte”.

Manuel Felipe también recomendó a los niños, jóvenes y especialmente a los adultos que “desde que sea un deporte nos apoyen ya que esto no nos permite entrar en vicios ni malas compañías, esto podemos compartirlo en familia, y aunque es un deporte que como cualquiera tiene riesgos, con cuidado y precaución y observando las debidas técnicas podemos minimizar los riesgos y llegar a cumplir nuestros sueños”.