Menú de categorías

| Mar 8, 2013 | Columnistas

Bucaramanga ¿realmente competitiva

(José Torres).

(José Torres).

¿Quién no aplaude los esfuerzos que el alcalde de Bucaramanga hace porque nuestra capital sea en realidad competitiva?

El despeje del espacio público, los ajustes que la Dirección de Tránsito hace con los vehículos mal estacionados, el apoyo a eventos como Expoasoinducals y el Santander Fashion Week, la apertura de aulas de robótica y Meditec en instituciones oficiales, los esfuerzos por salvar el Teatro Santander y la creación de la Corporación Centro de Convenciones en Neomundo hacen parte de las premisas que hoy nuestro mandatario local tiene para posicionar la ciudad como ‘competitiva’.

Pero vale la pena analizar si las buenas intenciones que Luis Francisco Bohórquez son las mismas de la gente que trabaja a su lado y de las instituciones que hacen parte del gobierno local.

Él no puede ir a todos los sitios, personalmente, a solucionar los problemas de la comunidad y para eso nombra a gente idónea, pero ¿sí estarán cumpliendo todos estos con su labor de funcionarios?

No es posible que la lucha diaria por mejorar la movilidad y disminuir los índices de accidentalidad se empañen por culpa de un hueco. Es el caso de uno que se abrió (no sé si el Empas o el Amb) en la paralela, antes del puente de Provenza. Llamamos a las empresas para preguntar qué pasaba y nos enteramos que esta obra de más o menos 50 centímetros de ancho por 2 metros de largo tiene un contratista para que abra el hueco, otro para que arregle el daño y otro para que pavimente, este último cumpliendo su función 50 días después. A esto se le añade los accidentes de los que fui testigo y obvio los infaltables trancones.

Y como este ejemplo tenemos muchos en la ciudad: trabajos a medias y con remiendos ‘chambones’.

Debe haber mano dura también con estas irregularidades que arrojan consecuencias en algunos casos nefastas para los bumangueses.

Y ojalá que todo aquél funcionario asuma su labor y se comprometa a poner su grano de arena por una ciudad que le apunta a la ‘competitividad’.