Menú de categorías

| Feb 22, 2013 | Gente de Aquí, Portada

“Yo soy un eterno enamorado de las flores”

Orlando sonríe detrás de una de sus creaciones.

Orlando sonríe detrás de una de sus creaciones.  Foto Suministrada / GENTE DE CAÑAVERAL

Por Laura Rojas González

Orlando Rincón nació en Quindío pero hace 28 años que vive en Santander, ¿la razón? “Santander ocupa el segundo puesto a nivel nacional como el departamento con más biodiversidad de orquídeas. Hemos encontrado varias plantas, algunas de ellas nunca antes vistas y cada vez vamos encontrando más”.

Una colección de 800 especies

Este híbrido se conoce como Zigosepalum labiosum, por obvias razones es uno de los más apetecidos pues sus manchas de tipo animal hacen de esta flor algo excepcional

Este híbrido se conoce como Zigosepalum labiosum, por obvias razones es uno de los más apetecidos pues sus manchas de tipo animal hacen de esta flor algo excepcional

Paisa de corazón pero santandereano por vocación, este hombre confiesa con orgullo que su gran pasión son las flores, es por eso que conoce todo sobre ellas y en su finca de Piedecuesta tiene más de 7.000 plantas de 800 especies diferentes. “Desde que era un niño cultivaba orquídeas, eso viene de la tradición de los paisas y el cuento de tener la casa muy bien adornada con flores, siempre me ha gustado y a donde llego hago mi jardín con orquídeas. En la finca tengo muchas pero en la casa de Cañaveral solamente unas 30”.

Inicios de un coleccionista

Este hombre que trabaja la guadua desde hace años y cultiva las orquídeas desde siempre comenzó a “coleccionar y a participar en diferentes concursos para mostrarles a los coleccionistas que las plantas de acá son únicas en el país y en el mundo. Recogía las plantas a las que las personas no le prestaban mucha atención y cuando veían que ganaba premios empezaron a tener más sentido de pertenencia con ellas, a valorar la diversidad con que cuentan”.

El encanto de una flor

“Lo que más me llamó la atención inicialmente es que muchas de ellas son epífitas, eso quiere decir que son aéreas. Me intrigó que su existencia radica en la nada, echan las raíces y viven de lo que el aire les traiga”. Orlando es una fuente inagotable de conocimiento en lo que a orquídeas se refiere, y no sólo porque conoce los nombres científicos de cientos de ellas y la fórmula exacta para reproducir cuantas quiera, sino porque se le nota que entiende absolutamente todo sobre ellas, y aunque lamenta que no haya una organización especializada en el tema, confiesa que “ya somos 14 coleccionistas que nos establecimos y nos dedicamos a cultivarlas. Las producimos en laboratorio y le enseñamos a la gente cómo cuidarlas y mantenerlas lindas”.

Imagine una orquídea y hágala realidad

El ingeniero español Eliseo Esson es el encargado de la reproducción in vitro de las orquídeas. César Flórez / GENTE DE CAÑAVERAL

El ingeniero español Eliseo Esson es el encargado de la reproducción in vitro de las orquídeas. César Flórez / GENTE DE CAÑAVERAL

El experto en orquídeas explicó que “uno en laboratorio puede hacer la flor como  se la imagine, como la quiera. Si le quiere poner unas pinceladas en los pétalos se las pone. Acá hay una muy famosa que se llama la mirada india, cuesta entre cinco y seis millones de pesos, tiene trazos alargados morados y es muy escasa”.

El proceso en laboratorio

Hacer un híbrido (nombre que recibe una orquídea hecha con características de varias especies) no es tarea fácil, para esto es necesario contar con un vasto conocimiento en plantas, unos materiales especializados, algunos de ellos importados, y mucha, muchísima paciencia.

“En el laboratorio tenemos las cámaras de desinfección de las semillas, los frascos donde se cultivan y un gel que trae los azúcares necesarios para el embrión, porque las semillas de las orquídeas son diferentes a las demás y necesitan de estos complementos para germinar. Preparamos en un centímetro de gel en frascos pequeños, de unos cuantos centímetros. Ahí echamos la semilla y ella va a nacer con muchísimos cuidados. Hay que esperar desde que la planta se poliniza de siete a nueve meses hasta que retoña, después de eso dura siete años todo el proceso hasta que esa semilla echa la primera flor”.

Orquídea santandereana

Este híbrido de Cattleya es uno de los más llamativos por su intenso color y su gran tamaño.

Este híbrido de Cattleya es uno de los más llamativos por su intenso color y su gran tamaño.

“Descubrimos una planta el año pasado que es única especie y único género en el mudo, se llama santanderena amadoriconiano, está por las partes de la vía a Cúcuta en el kilómetro 18, la había encontrado hace años y la estaba cultivando sin saber qué era y un investigador colombiano, el padre Pedro Ortiz que ya falleció, toda una eminencia en orquídeas, le hizo un estudio a nivel mundial y era la única. Ya la estamos reproduciendo en laboratorio”.

Orquídeas apartamenteras

Orlando explicó que cualquiera puede tener una orquídea y con los cuidados necesarios éstas pueden durar muchos años. “Tenemos unas orquídeas a las que llamamos apartamenteras, son hechas en laboratorio con unos híbridos importados y se pueden tener en una oficina o la mesita de noche. La flor dura hasta cuatro meses y lo único necesario es regarla dos veces al día con poca agua, solamente un rocío. Después de que pase la floración se abona, a la semana siguiente se le pone fertilizante y cuando ya la planta va a empezar la floración hay que dejarla quieta. Por las noches es importante que reciban un poquito de aire”.

El precio de la belleza

La Stelis es una de las miniaturas que fascina a los europeos, la flor de la fotografía mide tan solo 3 milímetros.

La Stelis es una de las miniaturas que fascina a los europeos, la flor de la fotografía mide tan solo 3 milímetros.

Aunque los precios de las orquídeas son tan variados como las pintas y los colores que las adornan, el experto sugirió que “una orquídea apartamentera puede valer desde 30, 40 ó 50 mil pesos pero algunas pueden valer hasta siete millones de pesos, eso depende del color de la flor”, y aunque uno pensaría que a mayor vivacidad en los tonos mayor costo, lo cierto es que “cuando uno se encuentra una flor alba, que es un color no blanco sino amarillento, eso quiere decir que es una de las plantas más antiguas que han existido, son muy escasas. Esas nunca han sido mezcladas, por eso las llamamos vírgenes”.

Todas las orquídeas en un solo lugar

Judith Niño, también habitante de Cañaveral y también amante de esta hermosa flor, es la tesorera de Orquisander “yo quisiera que las personas tuvieran mayor interés por las orquídeas porque aquí en Santander tenemos miles de especies nativas y son muy pocas personas a las que le gusta estudiarlas, lo ideal es que siempre hubiera un biólogo al lado de un orquideólogo y eso falta en nuestro departamento”.

Judith Niño y Orlando Rincón. Foto César Flórez / GENTE DE CAÑAVERAL

Judith Niño y Orlando Rincón. Foto César Flórez / GENTE DE CAÑAVERAL

Es por eso que aprovechó esta oportunidad para extender una invitación a nuestros lectores para que conozcan unpoco más sobre esta exquisita flor y aprecien toda su belleza en la quinta versión de la Exposición Nacional de Orquídeas que se realizará del 11 al 14 de abril en el parque de las Mejoras Públicas.

Orlando Rincón explicó que en el evento participarán grandes coleccionistas del país como Medellín, Bogotá, Cali, Armenia y Pereira, todos muy buenos cultivadores. También tendremos unas de las favoritas que son las flores miniatura, una familia muy interesante que nos ha incrementado las visitas desde Alemania de personas que adoran estas planticas pequeñitas que producen flores que miden cerca de 3 milímetros, hay que verlas con lupa pero después de que uno ve esas flores ya no quiere ver otras”.