Menú de categorías

| Dic 14, 2012 | Gente de Aquí, Portada

La historia del nacimiento del Niño Dios en 12 metros

“Cuando se acerca diciembre mi esposo dice: ¡Ay! Ya viene la Navidad, porque sabe que me transformo, soy otra pensando, imaginando, diseñando… Es algo que disfrutamos mucho”.

“Cuando se acerca diciembre mi esposo dice: ¡Ay! Ya viene la Navidad, porque sabe que me transformo, soy otra pensando, imaginando, diseñando… Es algo que disfrutamos mucho”. Mauricio Betancourt / GENTE DE CAÑAVERAL

Por Laura Rojas González

María Teresa Urrutia es una esposa amorosa y madre afectuosa que vive en Versalles II y se confiesa “adicta a la Navidad”, y¿cómo dudarlo?, en el jardín de su casa tiene un pesebre de 12 metros por 5 que lo comprueba. “A mí siempre me ha gustado mucho la Navidad. Recuerdo que cuando tenía como seis o siete años conseguía el icopor y hacía papas Noel, muñequitos de nieve”.

Una tarea familiar

Durante tres semanas de noviembre María T., como la llaman sus seres queridos, se dedica con su esposo Armando José Iriarte Iriarte y sus dos hijos Armando José y Juan Camilo a darle vida a la historia que año tras año enciende los mejores valores de la sociedad.

“Es un plan familiar el montaje del pesebre. Mi esposo y yo les hemos inculcado a los niños la importancia de celebrar la Navidad porque es una época que, además de celebrar el nacimiento de nuestro Señor, exalta las mejores costumbres de las personas e invita al perdón, la reconciliación, el respeto y sobre todo, el amor”.

“Lo mejor de la Navidad es la oportunidad de sentirse cerca de Dios y de abrir nuestros corazones a las mejores cosas. La gente debería ser así durante todo el año”.

“Lo mejor de la Navidad es la oportunidad de sentirse cerca de Dios y de abrir nuestros corazones a las mejores cosas. La gente debería ser así durante todo el año”. Mauricio Betancourt / GENTE DE CAÑAVERAL

La historia del Nacimiento

El colosal pesebre de la familia Iriarte Urrutia tiene una particularidad, además de su gran tamaño, por medio de escenas narra diferentes momentos de la historia previos al nacimiento del Niño Dios.

“Regados a lo largo y ancho del pesebre están los personas de la época. Está el ángel en el momento de la anunciación, hay otra escena con el sueño de José, en el que le revelan que nacerá el salvador que traerá paz a la tierra, están los aldeanos haciendo el pan, el vino, está en alfarero y todos están expectantes porque saben que pronto algo maravilloso va a ocurrir”.

“En la parte inferior hay una especie de cuevita y allí va María en el burrito. También está la huida cuando Herodes los persigue, nuestro pesebre cuenta toda la historia de la venida de Jesús”.

 “La gente puede caminar dentro del pesebre. Cuando se enciende el sistema de luces y entra hasta allí siente uno que está dentro de la historia, es maravilloso”.

“La gente puede caminar dentro del pesebre. Cuando se enciende el sistema de luces y entra hasta allí siente uno que está dentro de la historia, es maravilloso”. Mauricio Betancourt / GENTE DE CAÑAVERAL

Un jardín hecho para ser pesebre

María T. cuenta con entusiasmo cómo inició la idea del pesebre, aprovechando cada espacio del jardín para que se convirtiera en escenario bíblico. “Cuando yo me mudé para acá siempre pensé en hacer un pesebre hermoso. Mi jardín tiene caminos, agua, y pequeñas colinas con senderos. En estos últimos por ejemplo están los reyes magos, junto al agua las ovejas, que parece que pastaran en ese lugar y que estuvieran esperando que algo pase. El jardín está hecho como si fuera un pesebre y todos los personajes allí están a la expectativa”.

Pesebre con su propio tiempo

Otra de las particularidades con que cuenta esta obra es que tiene día, tarde y noche. “Yo tengo un señor que me ayuda con las instalaciones eléctricas porque eso no lo sabemos hacer. Tenemos el cambio de amanecer, atardecer y anochecer. Tenemos unos circuitos que cambian. Durante el día hay un tipo de iluminación y sonidos como los de los pajaritos, la luz del atardecer es diferente y los sonidos también cambian y finalmente está la noche, con el sonido del agua”.

“Siempre le hemos inculcado a nuestros hijos el gran valor de la familia y el respeto por los demás, la Navidad es una época perfecta para renovar las enseñanzas y reforzarlas”.

“Siempre le hemos inculcado a nuestros hijos el gran valor de la familia y el respeto por los demás, la Navidad es una época perfecta para renovar las enseñanzas y reforzarlas”. Mauricio Betancourt / GENTE DE CAÑAVERAL

“Mi parte favorita”

María Teresa explicó que “lo que más me gusta de mi pesebre es el nacimiento porque allí está el verdadero significado de la Navidad. Cuando veo esto siento el espíritu del cambio, que no debería ser solamente en diciembre sino todo el año. Cuando alguien tiene a Jesús en su corazón eso se nota, por eso siento que el nacimiento es la representación de los menores valores de las personas. Uno siempre debe estar dispuesto a brindar afecto, a respetar a los demás y a amarlos. Debe permitir que Jesús entre en su hogar, en los amigos, en su familia. El significado de la Navidad no es lo que yo le ponga al pesebre sino la paz, el regocijo de tener a Jesús en el corazón”.

2 Comentarios

  1. de quien son esas fotos tan cheveres??

    • Creo que las tomo la progenitora de Mauricio Bentancourt

Enviar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*