Menú de categorías

| Dic 7, 2012 | Gente de Aquí

Estudiantes de la UPB hicieron el mejor VTH

En la foto aparecen algunos de los campeones de la competencia VTH en Cartagena. Guillermo Alfonso, Mónica Jaimes, Juan Sebastián Gómez, Antonio Forero, Yully Rincón, Nelson Rojas y el ingeniero Alfonso Santos a la derecha, director del proyecto. En el carro está Juan Camilo Rodríguez, uno de los pilotos del equipo. Heizer Amaya y Tatiana Pacheco no están en la foto pero también son parte del equipo.

Por Laura Rojas González

Once estudiantes de diferentes semestres de Ingeniería Mecánica de la Universidad Pontificia Bolivariana se coronaron campeones de la competencia anual VTH que organiza la Asociación de Ingenieros Mecánicos,Asme, y tiene como objetivo evaluar el mejor diseño y construcción de Vehículos de Tracción Humana (VTH) hechos por estudiantes de las diferentes universidades del país.

Entre los concursantes contra los que tuvieron que medir destrezas y habilidades de ingeniería los estudiantes de la UPB estaban la Escuela Colombiana de carreras de Ingeniería de Bogotá, la Universidad Autónoma del Caribe, la Universidad Nacional de Colombia, la Universidad Pontificia de Montería, la Universidad Tecnológica de Bolívar y la Universidad de Los Andes, quien hasta este año ostentó el título de campeón.

Colegas y rivales

Los estudiantes de la UPB coincidieron al afirmar, con un agudo sentido del humor, que el rival más fuerte, sin duda, fue la Universidad de Los Andes. “Los vehículos estaban muy

El equipo completo. Suministrada / GENTE DE CAÑAVERAL

El equipo completo. Suministrada / GENTE DE CAÑAVERAL

parejos pero Los Andes llevaba dos carros y nosotros solamente uno, además, ellos eran los favoritos porque habían ganado el año pasado y, obviamente, por el prestigio de la universidad, sin embargo, nosotros quedamos en primer lugar, en segundo lugar quedaron ellos (Los Andes) y en tercer lugar la Universidad Pontificia de Montería”.

Características del vehículo

En primer lugar era de indispensable cumplimiento que el vehículo para la competencia fuera de tracción humana, VTH (Vehículo de Tracción Humana) o en inglés HPV (Human PoweredVehicle), que identifica a las carreras organizadas por la Asme en Estados Unidos y otros países del mundo ya que esta competencia es de carácter internacional. El vehículo debía cumplir con especificaciones de dimensión y espacio entre llantas. También era obligatorio que contara con una barra antivuelco, cinturones de seguridad y tres o cuatro ruedas. Unos de los puntos fuertes de la calificación fueron el diseño y la seguridad.

La competencia

Este año fue seleccionada la Universidad Tecnológica de Bolívar en Cartagena como escenario para la carrera. El equipo de la UPB estuvo conformado por seis pilotos, cuatro hombres y dos mujeres, y dos mecánicos de apoyo para que atendieran cualquier problema que se pudiera presentar.

Durante la competencia. Suministrada / GENTE DE CAÑAVERAL

Durante la competencia. Suministrada / GENTE DE CAÑAVERAL

“La competencia duró tres días. El primer día fue la calificación del diseño del vehículo, ahí tuvimos que presentar el diseño y explicar cómo fue la fabricación. El segundo día realizamos la competencia de Utilidad en la que tuvimos que transportar, durante dos horas seguidas, unos cocos a través de un circuito que habían hecho dentro de la universidad. Los pilotos tenían permitido hacer relevos cada cuatro vueltas. Ese día quedamos en segundo lugar con 43 vueltas y 85 cocos transportados. El último día fue una competencia que se hizo en la ciudad amurallada de Cartagena, ésta fue de velocidad y allí ganaba el que hiciera la mayor cantidad de vueltas en el tiempo estipulado por los organizadores, que fue de una hora y media, ese día quedamos en primer lugar con 70 vueltas. Los dos días obtuvimos la mejor vuelta”.

El proceso

La elaboración de esta veloz máquina, que alcanza hasta los 40 kilómetros por hora, empezó como todas las grandes ideas: con unos trazos en un papel. “Después de tener el diseño a lápiz pensamos en un sistema de suspensión delantero y uno trasero, con el tiempo y después de pruebas quitamos esas partes porque no iban a resistir. Pensamos también en un sistema de mangueras para transportar la cadena y uno de relación que está compuesto por partes prefabricadas. Usamos el modelo anterior como guía y le cambiamos las cosas que podíamos mejorar así que cambiamos el centro de gravedad, aumentamos el diámetro de la llanta trasera e incrementamos el labrado en las llantas”.

Entrada triunfal del quipo antes de coronarse campeón. Suministrada / GENTE DE CAÑAVERAL

Entrada triunfal del quipo antes de coronarse campeón. Suministrada / GENTE DE CAÑAVERAL

Aunque para muchos este es un lenguaje desconocido, lo cierto es que estos próximos ingenieros manejan estos términos con la misma facilidad que condujeron el vehículo hasta el primer lugar del podio. De acuerdo con Nelson Rojas la mayor dificultad que tuvieron que enfrentar durante el desarrollo del proyecto fue el tiempo. “Nosotros tuvimos que realizar este vehículo contra reloj y durante la temporada de clases. Al final teníamos la competencia encima y tuvimos que agotar recursos y trabajar horas extras porque se nos cruzaban los espacios de trabajo con las horas de clase”.

A pesar de que estos jóvenes prodigios de la ingeniería no obtuvieron más premio que el diploma como mérito de competencia, para todos es claro que “la satisfacción de nosotros, de los directivos y profesores de la universidad fue el poder demostrar estamos por encima de muchas universidades muy importantes y que estamos muy bien posicionados en el país”.