Menú de categorías

| Ago 3, 2012 | Periodista del Barrio

“La situación se ha vuelto invivible por esos negocios”

“Tenemos un problema tremendo porque el tema del lavadero de carros, que queda junto a la cancha sintética de fútbol de Cañaveral, se ha vuelto invivible. Ahí hay una tienda en la que venden trago por una puerta de corredera y los borrachos hacen mucho ruido. Los que vivimos en el conjunto de atrás escuchamos todo. Los taxistas se la pasan ahí jugando naipe y la mayoría de las veces resultan peleando y gritando groserías que nosotros tenemos que aguantar”.

“Otro problema es que en ese pasillo de ahí se la pasan fumando marihuana. Ahora, con las obras del sector, los de la obra también vienen a fumar ahí, también por la autopista, antes de la bomba, viniendo de papi quiero piña. Estamos desesperados. Nuestra casa da hacia la parte de atrás y a las cinco de la mañana los equipos están a todo volumen. Hemos hecho de todo para tratar de solucionar esto. Me han dicho que la dueña del lote es una señora muy decente, el problema es que aparte de la tienda, donde venden trago y juegan naipe los taxistas, en el segundo piso del montallantas, hay una discoteca”.

“Hemos sabido incluso que algunos muchachos se han agarrado a botella. Un día yo fui a hablar con la administradora del lavadero de carros y dijo: ‘Yo trato de controlar la gente. Ustedes hagan todos los procesos que quieran que más se demoran ustedes en cerrar que nosotros en volver a abrir porque esto es de un político’. Recuerdo tanto que un día había cuatro muchachos ahí parados y tenían una pistola, cuando llegó la Policía ellos escondieron la pistola debajo de la puerta del taller. Es el colmo que pasen estas cosas, nosotros pagamos impuestos muy altos por vivir en un lugar supuestamente tranquilo”.