Menú de categorías

| Jul 7, 2012 | En estas calles, Portada

¿Qué tan amenazada está la gobernabilidad?

Tal vez ningún otro municipio de Colombia, con las características de Floridablanca, tenga tantas demandas, alcaldes destituidos y funcionarios en vilo, como le ha ocurrido a este municipio durante los últimos años.

Luego de las sanciones impuestas a los dos últimos alcaldes (Jairo Ulloa Cadena y Eulises Balcázar Navarro) que dejaron a este municipio de 300 mil habitantes sin mandatario, se pensaba que las cosas iban a mejorar.

Sin embargo, la demanda que afronta el actual alcalde, Néstor Díaz Barrera, por una presunta inhabilidad cuando era diputado, y la reciente destitución e inhabilidad de 19 concejales de la pasada administración (9 de los cuales repiten curul), tiene otra vez a Florida en boca de todo el mundo.

Escenarios distintos

Aunque desde el punto de vista de la imagen Floridablanca sigue siendo un ícono de la política mal hecha, parece que la gobernabilidad no está en riesgo.

Por lo menos así lo consideran algunos expertos consultados por Gente de Cañaveral.

Por un lado, el tema de los concejales sancionados por la Procuraduría está en proceso de apelación y, según varios entendidos, esta segunda instancia podría favorecer a los concejales.

De ser así, los actuales nueve concejales que hacen parte de la lista, se mantendrían en su curul.

En caso contrario, de ratificarse el fallo de la Procuraduría, se procedería a nombrar otros nueve concejales de los que seguían en turno en las listas de las elecciones pasadas, lo que no entorpecería la labor de la corporación.

El otro caso, el del alcalde Néstor Díaz Barrera, también se encuentra en etapa de apelación ante el Consejo de Estado.

El mandatario tiene una demanda por una presunta inhabilidad al ser elegido diputado hace seis años, ya que su padre ejercía como director de la Dian.

Si el Consejo falla en contra del alcalde, existen otras instancias adonde podrá acudir el mandatario y que podrían tardar varios meses o hasta años en resolverse.

Esto indica que lo más probable es que el actual alcalde pueda terminar su periodo.

Sin embargo, otra cosa piensan los demandantes para quienes las causales son suficientes para hacerlos abandonar el cargo.

Enviar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*