Menú de categorías

| May 25, 2012 | Gente de Aquí, Portada

“No hay nada más gratificante que poder ayudar”

Estudiantes de los colegios Nuevo Cambridge, Panamericano y Fundación UIS están convencidos de que lo mejor de tener acceso a la educación es la posibilidad de impactar positivamente su sociedad.

Así lo expresaron al hablar de los proyectos sociales a los que, cada vez con más fuerza, le apuestan los colegios privados del área.

Aunque las horas de alfabetización, que consisten en asistencias sociales dirigidas, hace mucho forman parte del programa académico de las instituciones educativas, hoy los colegios quieren ser más enfáticos en estos procesos de acercamiento entre los estudiantes y otras personas en condiciones menos favorables que necesitan de una mano amiga.

De primaria a bachillerato comprometidos con la sociedad

“Creemos que la educación no debe ser para aumentar las brechas entre los niveles sociales sino precisamente lo contrario, el ideal es cerrarlas y hacer que las personas utilicen la educación como una forma de ayudar a su comunidad”, explicó Telmo Peña Amaya, rector del Nuevo Cambridge.

Desde el pasado 2011, los estudiantes del Nuevo Cambridge, incluyendo a los de primaria, están encaminados a prestar un servicio social.

Daniela Parra Rincón y Juan Sebastián Rojas estudiantes de undécimo, hablaron sobre sus experiencias. “Nosotros en décimo comenzamos dando clases de inglés a los alumnos del colegio Gabriel García Márquez. Cumplimos nuestras horas requeridas en la primera mitad de año pero como los niños de primaria también están ayudado a otras personas y colegios menos favorecidos con donaciones de libros para bibliotecas y dotándolos con artículos que necesitan nosotros hemos seguido respaldando esa labor”, aseguró Daniela.

Por su parte, Juan Sebastián aseguró que la experiencia fue tremendamente enriquecedora. “A nosotros nos asignaron unos niños de los que nos encargamos durante un periodo. Empezamos a conocerlos mejor y a ver cómo iba su proceso de aprendizaje en inglés. Pudimos verificar que efectivamente iban avanzando y aprendiendo cada vez más. Aunque había algunos niños un poco problemáticos, el cariño con el que nos recibían y las sonrisas que nos regalaban eran lo mejor de cada visita”.

Daniela explicó que aunque hubo momentos muy fuertes al conocer los diferentes problemas por los que atravesaban estos niños, “era muy gratificante saber que ellos sentían la confianza suficiente para contarnos sus historias”.

 

Experiencias de vida que construyen mejores personas

Ángela María Ramírez Rosales, del Colegio Panamericano, estimó las actividades sociales que adelanta su colegio como una “oportunidad para crecer como persona”.

“Yo he tenido la oportunidad de vincularme con varias actividades de carácter social tanto dentro como fuera de la institución. Después de mi primer acercamiento con este tipo de acciones junto a una prima creamos un proyecto llamado Ángeles y corazones, que nació hace dos años. Visitábamos a las personas del hogar Montañas azules de la Fundación Cardiovascular. Ahí viven niños con problemas cardiovasculares y respiratorios y todos ellos son personas de escasos recursos”.

La experiencia le ha permitido a Ángela y a los demás estudiantes del colegio, crear una conciencia social en la que cada vez es más importante rescatar los valores y encaminar a los jóvenes a tener buenas conductas. “El año pasado se conformó en el colegio el grupo ‘Creciendo sin miedo’ que lucha contra el fenómeno del bullying (matoneo). Somos conscientes de que es muy importante poner límites e incentivar a los más pequeños para que eviten este tipo de comportamientos”

Lina Solano, también perteneciente a la familia Panamericana, aseguró que “me parece que la experiencia de trabajar con personas diferentes a nosotros es muy enriquecedora para nuestras vidas. Eso nos permite ampliar nuestra visión del mundo”.

Nada más emocionante que enseñar

“Nosotros vamos a un colegio de escasos recursos y nos encargamos de las clases de valores. Nos dividimos y a cada estudiante le asignan dos o tres niños. Yo tengo dos estudiantes. Hasta ahora llevamos pocos encuentros y en el primero empezamos a conocernos. Hablamos de sus familias, sus costumbres y lo que les gusta, ha sido una experiencia muy emocionante”, sostuvo Gina Fernanda Rivera Pinzón, estudiante del colegio Fundación UIS.

Lina María Ardila Amorocho, también del Fundación UIS, dijo que “me ha gustado mucho porque tener la oportunidad de interactuar con personas de escasos recursos hace que uno quiera ayudar. Gracias a esto ahora tengo deseos de colaborar con esta escuela para que los estudiantes tengan salones más bonitos, también me interesa hacer que los niños aprendan lo que tal vez yo no aprendí bien por descuido para que cuando estén más grandes tengan bases sólidas”.

“Estas actividades han hecho que valoremos más las oportunidades que nos ofrecen nuestros padres. Que veamos que hay personas que no tienen las mismas posibilidades y aun así son felices”.
“Algunos de nuestros compañeros al principio estaban predispuestos frente a estas actividades pero después de que empezamos a conocer a los niños, a ver que son personas muy dulces y que están en una condición menos favorable y que nosotros podíamos ayudarlos cambiaron completamente de actitud”.
“Con el apoyo del colegio organizamos recolectas de comida, ropa y artículos de aseo. Gracias a la emoción con que nuestros padres y los demás alumnos ven que realizamos estas actividades, ahora todos quieren colaborar y visitar asilos, hospitales, escuelas y barrios de personas menos favorecidas”.

1 comentario

  1. es importante que no solo los colegios de estrato alto se realice este tipo de actividades, que genera un sentido social y participativo, esta es la futura sociedad con mas sentido humano y participativo con la comunidad que por diferentes motivos no tienen la capacidad de tener una mejor educación.
    felicito esa iniciativa a los directivos y a los estudiantes decirles que están haciendo una buena labor y un buen trabajo que enriquece el espíritu y la vida recompensa con muchas bendiciones.

Enviar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*