Menú de categorías

| Mar 9, 2012 | Periodista del Barrio, Portada

“Acá usted puede hacer lo que quiera y no le pasa nada”

En el último informe Forensis de Medicina Legal, tan sólo en Floridablanca se registraron 291 casos de accidentes de tránsito de los cuales 20 fueron fatales.

En el último informe Forensis de Medicina Legal, tan sólo en Floridablanca se registraron 291 casos de accidentes de tránsito de los cuales 20 fueron fatales.

El pasado 4 de febrero a las 6:40 p.m. transitábamos por la congestionada calle 31 de Cañaveral. De pronto apareció un automóvil en reversa y a pesar de que le pité, le pegó a mi carro. El conductor iba ebrio y nos preguntaba qué había pasado, cuando pudo entenderlo, dijo que se llamaba Pablo y que trabajaba en una entidad estatal. Que estaba tomando con unos amigos y dos mujeres en un negocio del sector y prometió responder por el daño”.

“Me pidió prestado el celular y me alcanzó la tarjeta de Colseguros para que marcara el #265. Le dijo a la persona que contestó lo que había pasado y le prometieron enviar un ayuda. Mi hijo llamó al 123 de la Policía desde que esto ocurrió y pasaron casi tres horas y nunca llegó un policía. Los borrachos pagaron la cuenta y se fueron y la Policía nunca llegó. ¿De qué sirve la línea de la Policía si contestan pero no solucionan nada?”.

“El funcionario de Colseguros me pidió mis datos y se los di a cambio de la copia del acta donde dice que el asegurado estaba en estado de embriaguez. El problema es que las compañías de seguros no pagan por estos daños por ser inferiores a un salario mínimo. En la Fiscalía me dijeron que si no hay heridos o muertos debo contratar un abogado, que obviamente sería más costoso que el arreglo. En el consultorio jurídico de la Unab sólo atienden al que tiene carné del Sisben o demuestra que vive en estrato 1 o 2. En la Dirección de Tránsito de Floridablanca me dijeron que esto debe llevarse a un juzgado civil…”

“Lo que puedo concluir de esta experiencia es que: Usted puede manejar borracho, parquearse en lugares prohibidos y dañar cualquier bien ajeno, mientras no hiera o mate a alguien no hay ningún castigo y que llamar al 123 sirve para que le contesten, pero no para que le solucionen nada”.

Comentarios

  1. J.Iván Marulanda L. dice:

    Bien es cierto que no hubo un elemneto subjetivo de dolo, pero si más grave el hecho de conducir un vehículo en estado de embriaguez; donde debe condenarse la irresponsabilidad del conductor y obviamente ocasiona un daño a un bien ajeno, máxime si se tiene en cuenta el estado en que conducía: Estoy totalmente de acuerdo con las apreciaciones del Sr. Sergio Mario Gaviria Zapata.

  2. Ella dice:

    Que pena, pero el daño en bien ajeno no se configura, porque no se encuentra el elemento subjetivo del dolo, podría iniciar una acción Civil, citar a conciliación y en el consultorio jurídico de la Santo Tomás, se atiende hasta estrato 3. Solo necesita ir con un recibo de algún servicio público.

  3. Sergio Mario Gaviria Zapata dice:

    Es muy raro que la policía actúe en estos casos porque APARENTEMENTE no hay ningún delito ni alteración del orden público.

    Sin embargo, lo cierto es que si se ha configurado un delito que se llama DAÑO EN BIEN AJENO (artículo 265 del Código Penal Ley 599 de 2000).

    La norma dice así: «Artículo 265. Daño en bien ajeno. El que destruya, inutilice, haga desaparecer o de cualquier otro modo dañe bien ajeno, mueble o inmueble incurrirá en prisión de uno (1) a cinco (5) años y multa de cinco (5) a veinticinco (25) salarios mínimos legales mensuales vigentes, siempre que la conducta no constituya delito sancionado con pena mayor.

    La pena será de uno (1) a dos (2) años de prisión y multa hasta de diez (10) salarios mínimos legales mensuales vigentes, cuando el monto del daño no exceda de diez (10) salarios mínimos legales mensuales vigentes.

    Si se resarciere el daño ocasionado al ofendido o perjudicado antes de proferirse sentencia de primera o única instancia, habrá lugar al proferimiento de resolución inhibitoria, preclusión de la investigación o cesación de procedimiento.»

    Así las cosas, existen dos caminos, uno civil y uno penal.

    Si el daño tiene una cuantía pequeña, el CAMINO CIVIL se torna en inconveniente por costoso, a veces largo, o porque requiere un conocimiento especial para instaurar la respectiva demanda. Si la pretensión es de mínima cuantía no es obligatorio abogado aunque si tener los conocimientos mínimos de un abogado para poder representarse a si mismo dentro del proceso.

    El otro camino es el PENAL, pues un mismo hecho puede acarrear diferentes tipos de responsabilidades (penal, civil, disciplinaria, profesional, etc). En tal caso se procedería a INSTAURAR UNA DENUNCIA PENAL por daño en bien ajeno. Esta denuncia debe presentarse dentro de los seis meses siguientes a la ocurrencia del hecho.
    Como este delito es querellable (o sea que necesita denuncia para ser investigado) el fiscal deberá llamar a las partes para intentar una conciliación. Si la conciliación fracasa y el fiscal encuentra mérito para la investigación penal, deberá acusar para iniciarse un proceso penal.

    Algunos fiscales son reacios a iniciar investigaciones penales por este tipo de casos, persuadiendo injustamente a las personas para que acudan a la justicia civil; inclusive con raras teorías que mezclan acomodadamente verdades con errores.

    Lo cierto es que el tipo penal (el delito) de daño en bien ajeno es claro hasta para el ciudadano promedio.

    Si quien produjo el daño no concilia y resulta culpable, el juez el puede aplicar las condenas atrás mencionadas, las cuales por el monto no tienen pena de prisión pero persuaden para el pago, que es lo que se busca.