Menú de categorías

| Feb 17, 2012 | En estas calles, Portada

Expresiones urbanas que rayan en el abuso

Carmen Monsalve, antropóloga especialista en estudios urbanos

Carmen Monsalve, antropóloga especialista en estudios urbanos

Atendiendo a una de las quejas más recurrentes en el sector sobre el deterioro de los lugares comunes por los denominados ‘grafittis” o grafitos, Gente de Cañaveral hizo un recorrido con un experto en la materia para esclarecer cuál es el trasfondo de esta expresión urbana que se convierte, con el abuso, en un problema de convivencia.

La antropóloga con especialización en Estudios Urbanos de la Universidad Eafit, Carmen Rosario Monsalve, definió los ‘grafitis’ como “las inscripciones que han quedado en paredes desde los tiempos del Imperio Romano. Desde entonces, ha sido considerado una manifestación cultural, social y comunicativa que está presente y se involucra de manera activa en su entorno social”.

Un buen recurso mal utilizado

A pesar del profundo significado que la historia atribuye a los grafittis, lo cierto es que esta expresión es una de las principales causas del deterioro de las paredes de conjuntos, casas y obras de arte de la ciudad.

“Es el colmo cómo vuelven las paredes con aerosol. Muchas veces ni se entiende lo que dicen, no tienen mensajes claros. Pareciera que lo hacen sólo por maldad, por dañar lo que está bien”, aseguró un habitante de Cañaveral.

Referente a esta apreciación general, la especialista explicó que “en nuestro entorno es bastante común encontrar graffitos referentes a nuestra realidad política, lo que le ha dado una connotación negativa en la mayoría de los sectores sociales, pues son considerados como actos de vandalismo propios de los adolescentes”.

“Guerra contra el Estado”

“Guerra contra el Estado”

La perspectiva de las autoridades

Aunque los grafiteros consideran sus trazos libres como arte y lo reclaman como derecho a expresar su punto de vista referente a temas de interés general, las autoridades piensan que estos hechos son actos de vandalismo y deterioro de la infraestructura del sector.

“Ellos lo consideran arte, pero lo cierto es que están dañando la estética del municipio”, manifestó el capitán Óscar Chaparro, comandante de la estación de policía de Floridablanca.

¿Quiénes son los grafiteros de Florida?

El comandante de la estación de policía de Floridablanca, Óscar Chaparro, aseguró que la mayoría de las personas que incurren en este acto son menores de edad. “Hemos encontrado muy pocos adultos en esta práctica, casi siempre son jóvenes de colegio o de universidad que no han alcanzado su mayoría de edad”.

“Denuncia”

“Denuncia”

Acción y reacción

Chaparro explicó que “cuando encontramos a alguien ejecutando esta clase de actos, de inmediato son llevados a la estación de policía y les hacemos una amonestación privada. Allí les explicamos que lo que hacían no está permitido y se les hace diligenciar un formato en el que consta que quedan notificados de que lo que estaban haciendo, no lo pueden hacer”.

En el caso de los menores de edad, los padres de familia o representantes deben asistir a la estación y allí son puestos en conocimiento de los hechos. El padre puede llevarse a su hijo después de firmar un acta en la que se compromete a resarcir los daños “esto quiere decir que debe pintar el muro que dañó su hijo”.

“Esto se considera una sanción educativa y está encaminada a que los jóvenes entiendan la importancia de respetar los espacios comunes y desarrollen un sentido de pertenencia hacia la comunidad. La idea es que el padre de familia controle a su hijo y que el hijo no vuelva  a caer en la infracción”, manifestó el capitán Chaparro.

 

“Amar nos hará libres”

“Amar nos hará libres”

Muchos grafitis carecen de sentido social y se limitan al deterioro de una zona común.

Muchos grafitis carecen de sentido social y se limitan al deterioro de una zona común.

El grafitero fugitivo

Como en cualquier ilícito, no siempre se cuenta con la suerte de atrapar al infractor en el acto. “En estos casos se hace un informe de policía especial dirigido a la alcaldía municipal con el fin de que ellos también tomen cartas en el asunto. Por lo general son de tipo operativo y corresponden a la reparación del daño o recuperación de la zona afectada”, puntualizó el comandante Óscar Chaparro.

“A estudiar para luchar”

“A estudiar para luchar”

La voz del pueblo en un trazo

El capitán aseguró que el contenido de los grafittis es tan diverso como los mismos trazos y dibujos que “adornan” algunos muros de Cañaveral. “Los más comunes son los denominados kopers. También es usual encontrar quejas que revelan inconformidad política, por ejemplo, los más recientes y recurrentes son los que protestan contra la reforma a la Ley 30 de Educación Superior”.

A pesar de la negativa con la que son calificadas estas expresiones, la especialista en estudios urbanos, Carmen Monsalve, aseguró que “cada vez más se están posicionando como expresiones sociales importantes y significativas, que han dejado de ser anónimas para convertirse en un referente claro de grupos y movimientos  artísticos y sociales aceptados o reconocidos. Estos actos evidencian la necesidad de canalizar estas manifestaciones y generar espacios de expresión y esparcimiento especialmente para los jóvenes del sector”.