Menú de categorías

| Jun 24, 2011 | Salud

La remoción de tatuajes es una alternativa

Cargar con un tatuaje no parece ser un problema en la actualidad.

La remoción de tatuajes es posible

Cargar con un tatuaje que ya no es de su agrado o que ya no va con su personalidad, no parece ser un problema en la actualidad.

El desarrollo de la tecnología permitió crear un láser que es capaz desintegrar aquellas partículas de pigmento que están en la piel, sin dañarla o afectarla mucho.

Ricardo Flaminio Rojas, dermatólogo de Matis Institute, habló con Gente de Cañaveral sobre cómo funciona este procedimiento y los cuidados que se deben tener al practicarlo.

¿Cómo funciona?

El pigmento de los tatuajes forma partículas que por lo general suelen ser grandes y gruesas. Debido a esta situación, el organismo no es capaz de eliminarlo por sí solo.

Lo que hace el láser es concentrar su energía en dichos grumos para desintegrarlos y convertirlos en partículas mucho más pequeñas.

El procedimiento forma una especie de costra con estas partículas que se desintegran, la cual se caerá con el paso de los días y allí se pierde parte del pigmento.

La remoción de un tatuaje no tiene límite ni de edad ni de ubicación.

Entre más tiempo lleve con el tatuaje más difícil será su remoción.

Sin embargo, las partículas que no alcanzan a caerse son removidas por el propio organismo a través de unas células llamadas macrófagos que las elimina.

Cabe anotar que aunque se han presentado casos en que el tatuaje queda eliminado un 100%, no en todos los pacientes se repite esta situación.

Sobre el procedimiento

Aunque se trata de un procedimiento que busca dañar en menor proporción la piel, tenga en cuenta que es una especie de quemadura leve y como tal sentirá una pequeña molestia.

El desarrollo de la tecnología permitió crear un láser que es capaz de desintegrar las partículas de pigmento.

El proceso de remoción es más difícil en tatuajes de colores.

Antes del tratamiento a la piel se le aplica una crema que actúa como anestesia, una hora y media antes del láser, pero para algunos pacientes puede ser más doloroso que en otros.

Por lo general una sesión puede tomar de 15 a 20 minutos, pero esto varía de acuerdo al tamaño del tatuaje.

Luego de la sesión la zona se va a inflamar, en ocasiones produce ampolla y la costra que es por donde se elimina parte del pigmento.

Para que el tatuaje mejore en gran medida se requieren de cuatro a ocho sesiones.

“En general es un procedimiento muy tolerable que lo único que requiere es que la persona se aplique las cremas después de cada sesión” afirma el experto.

Para tener en cuenta

*La remoción de un tatuaje no tiene límite ni de edad ni de ubicación. Sin embargo, los que están muy cerca al ojo, es mejor que no se sometan a este tratamiento.

*Entre cada sesión se deben esperar de 40 a 60 días para que la piel se recupere totalmente.

*Los tatuajes negros son más fáciles de eliminar por completo que los que tienen color.

*Entre más tiempo lleve con el tatuaje más difícil será su remoción, pues con el tiempo se hacen más tenues.

Cuando se haga un tatuaje

Aunque el pigmento que tiene un tatuaje no afecta directamente la salud, hay asuntos que debe reconsiderar cuando se quiera realizar uno.

Lo primero es verificar la persona y el lugar que se lo va a hacer para evitar el contagio de alguna enfermedad.

“Lo que preocupa es que se vayan a lugares donde no tienen las mínimas normas de higiene y seguridad y terminan con enfermedades locales o con infecciones como el VIH o hepatitis B y C” asegura el dermatólogo.

Asimismo recordó que algunas personas son alérgicas a cierto tipo de pigmento lo que podría generar una dermatitis en la zona del tatuaje.

Y finalmente estar seguro de la decisión a tomar para no tener arrepentimientos.

 

Enviar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*