Menú de categorías

| Ene 22, 2011 | En profundidad

Molinos no termina de sufrir

Este es el panorama hoy de la carrera 28 de Molinos: la calle levantada y las obras paradas.

Carrera 28 de Molinos.

Cuando pensaron que podrían disfrutar de su nueva calle este 2011, residentes y visitantes de Molinos deben transitar sobre la carrera 28 como si se tratara de cualquier trocha.

La razón: luego del cierre de esta calle, como parte de una protesta civil ante el descuido de las autoridades con ellos, pasado el 25 de diciembre llegó la maquinaria que arreglaría la situación.

Sin embargo, luego de romper parte de la vía, las obras se encuentra paralizadas desde finales de diciembre y ahora sus residentes deben enfrentarse al polvo.

A finales de año las máquinas se encontraban trabajando en la zona.

A finales de año las máquinas se encontraban trabajando en la zona.

“Luego de que levantaron la calle nos informaron que debíamos esperar a que llegara un asfalto necesario para la pavimentación y desde ese momento las obras andan paradas” afirmó Luz Marina Rincón, presidente de la Junta de Acción Comunal de Molinos Altos.

La vocera señaló que la comunidad se encuentra muy preocupada debido a que en su momento se quejaron no solo del estado en que se encontraba la vía, sino de los muchos problemas que la contaminación de buses había provocado en la salud de sus residentes, “y ahora tenemos que vivir con el polvo”.

Se niegan al paso de buses de transporte urbano

Como se recordará el cierre de la carrera 28 de Molinos Altos se originó por el pésimo estado en que estaba la vía por el paso de todas las rutas de transporte público que lo hacían por la autopista, pero que con la llegada de Metrolínea tuvieron que salir de allí.

Esta situación había generado el desgaste de la vía y la aparición de grandes huecos por más de dos años sin que ningún ente les diera solución.

Los residentes de Molinos Altos y Bajos se unieron en una sola voz para evitar el tránsito de buses y otros vehículos por sus calles.

Los residentes de Molinos Altos y Bajos se unieron en una sola voz.

A esto se le sumó el alto índice de contaminación, que los residentes aseguraron, se generó en la zona que provocó incluso problemas de salud a la comunidad.

La petición de la comunidad era clara: arreglo total de la vía y el no paso de ningún bus de transporte público por el lugar.

Aunque sobre este último punto la Alcaldía de Floridablanca les sugirió hacer una reunión con el Área Metropolitana y la Dirección de Tránsito del municipio, aún no se lleva a cabo y la vuelta o no de buses por esta calle aún es incierta.

Así fue la protesta de los residentes de la carrera 28.

Así fue la protesta de los residentes de la carrera 28.

“El Secretario de Gobierno (Fredy Peña) nos pidió que le lleváramos todos los documentos donde le hemos pedido a Metrolínea que nos sacara las rutas de este lugar. La idea es reunirnos la semana que viene” afirmó Luz Marina Rincón.

Lo cierto es que por ahora la comunidad se mantiene firme sobre no permitir el paso de buses por esta calle.