Menú de categorías

| Dic 4, 2010 | Gente de Aquí

Amor entre persas y bengalíes

Persas y Bengalíes

Persas y Bengalíes

María Andrea Villegas

María Andrea Villegas

Amón - Rá

Amón - Rá

Afrodita

Afrodita

Dasha de la raza Bengalí

Dasha de la raza Bengalí

Fue hace 9 años cuando María Andrea Villegas compró su primer gato: ‘Amón –Ra’ (que significa rey de los dioses en la mitología egipcia) un macho persa que se convertiría en su primera mascota.

Sin embargo, en el proceso de conocer más y más acerca de estos animales, el amor de María Andrea fue creciendo de tal forma que quiso tener más animalitos.

“Entonces uno empieza a amarlos y a sentir de una manera tan espectacular ese amor que ellos dan que uno empieza a querer más y más y así fui adquiriendo un gato más, un gato más y un gato más… hasta que llegué a 11” afirma María Andrea entre risas que esconden algo de pena por demostrar su amor hacia los gatos.

De ese tamaño es el amor de María Andrea por los gatos. Lo que empezó con ‘Amón-Ra’, siguió con ‘Afrodita’, ‘Atenea’, ‘Merlot’, ‘Antonella’, ‘Kitty’, ‘Minina’, ‘Niño’ (“un criollito súper lindo”) y ‘Vulcano’ y ‘Dasha’, estos últimos bengal o bengalí, una raza exótica.

“Cada raza tiene su manera de comportarse e incluso de demostrar su amor. Conocí esta raza y me pareció muy linda, así que compré a una hembra y mandé a traer el macho desde Filadelfia para que la pudiera montar” afirma María Andrea.

Y es que al mirar a estos gatos, que es el cruce entre un leopardo asiático y un gato abisinio, no extraña el gran interés que despertó en María Andrea pues tiene todo el físico de este felino salvaje, pero con el temperamento de un gato.

Aprendiendo todo sobre gatos

Pero María Andrea no siempre tuvo inclinación por los felinos. De hecho, siempre pensó que sus animales preferidos eran los perros.

Pero luego de graduarse como médica de la UPB Medellín, se fue a España, a la Universidad de las Islas Baleares, a hacer una maestría en medicina estética.

“La compañera con la que compartíamos apartamento tenía un gato y ahí me empecé a dar cuenta de lo maravillosos que son estos animales e incluso de la manera tan particular en que demuestran su afecto” recuerda María Andrea.

Por eso en la ciudad bonita decidió comprar su primer gato. Durante estos diez años, no solo ha incrementando el número de sus mascotas, sino sus conocimientos.

María Andrea, además de estudiar todo lo relacionado con su medicina estética, saca tiempo para poder peinarlos, alimentarlos, cortarles las uñas e incluso para atender sus partos.

De hecho, desde hace un mes ya la cuenta de gatos en su casa se aumentó a 17 debido a la llegada de 6 gaticos.

A futuro María Andrea desea tener una casa-finca para poder tener a estos gatos de una manera más cómoda e incluso para poder ofrecerle a cualquier persona la posibilidad de tener un gato como mascota.

No todos son gatos

María Andrea es de esas mujeres que saca tiempo para todo. Además de invertir casi toda su mañana en el cuidado de gatos, es aficionada al ejercicio y por eso le dedica casi tres horas diarias. En las tardes se dirige a su consultorio y las noches dedica tiempo a sus tres hijos, en especial a la más pequeña, y a su esposo. No es de extrañar que los fines de semana aprovechen para ir a cine. Amante de la buena lectura, solía pasar horas entre libros que trataran las diferentes mitologías (griega, egipcia, romana) y de allí se inspiró para muchos de los nombres de sus gatos.

Enviar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*