Menú de categorías

| Oct 30, 2010 | Columnistas

La movilidad metropolitana

Como nadie dice la verdad, me atrevo a escribir para colaborar a este caos que fue generado por el simple deseo de mejorar y tener un sistema de transporte masivo.

El problema es que no hubo un plan ni un diseño, sino una imposición del Gobierno Nacional que encontró en la dirigencia santandereana el beneplácito para la obra.

Esto debido a era muy tentador que el gobierno invirtiera el 70% del valor de la obra que valía en pesos alredor de 550 mil millones, pero que hoy dobla la inversión.

Cuando me atrevo a hacer esta aseveración es porque tengo en original la carta del Ministro del momento donde ordena al Gerente de Metrolínea que nos muestre los diseños y así permitir que el municipio de Floridablanca se vinculara al proyecto.

Hoy, debemos incorporar el ingenio y la creatividad para generar el bienestar y movilidad. Sin embargo, debe haber responsabilidad para que participe la autoridad única de tránsito y así hagamos una mesa de trabajo ciudadana ya que le quedó grande a las administraciones locales el sistema.

Cañaveral y el área metropolitana merecen ser lugares de armonía y movilidad que permitan el rodamiento de los vehículos.

Sin olvidar que la consciencia ciudadana también debe actuar para no usar el carro para ir a la tienda a comprar y estorbar el escaso espacio que hay.

Por: Rafael Bohórquez

Enviar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*