Menú de categorías

| Jun 22, 2018 | Nuestra Gente, Portada

Padres que se destacan por su entrega y amor

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Este fin de semana se celebra la tradicional fiesta del Día del Padre, y es por esto que la revista Gente rinde un homenaje a ese ser especial que aporta a su familia cariño, comprensión y mucho amor.

En esta edición presentamos a cuatro padres del sector, quienes reflejan todos esos valores y se sienten muy orgullosos de festejar junto a sus seres queridos esta fecha.

Los une la sangre y el nombre

Édgar Fernando Salcedo Silva, su hijo Édgar Alexander Salcedo Mogollón y su nieto Édgar Samuel Salcedo Camelo, son 3 generaciones que mantienen en su legado el mismo nombre por tradición.

Y aunque no hubo una razón especial para llamarse Édgar, padre e hijo aseguran que quisieron conservarlo; el hijo por amor a su padre y el padre por ser el único varón de su descendencia.

“Ser padre es la razón de ser de todo hombre. Es el estado en el cual se le da verdadero sentido a la vida y lo llena a uno de motivación para luchar y hacer de sus hijos personitas de bien con buenos principios y valores”, manifestó el abuelo.

Agregó que la mejor experiencia de ser padre es “abrazarlos por primera vez, alimentarlos, cuidarlos, trasnochar por ellos, ofrecerles las condiciones más ideales en su formación, brindarles ese amor infinito en pro de su felicidad y poder decir: son mis hijos”.

Recordó que cuando se enteró de la llegada de Édgar Alexander se llenó de felicidad porque consideró que era una muestra muy grande del amor con su esposa. “El embarazo afianzó más el matrimonio. Nos unió y le dio el verdadero sentido al hogar. Hoy soy un hombre orgulloso de mis hijos y de lo que son mis hijos”.

De su padre, quien falleció y dejó un vacío en el hogar, destaca el trabajo y la lucha constante para sacar una familia numerosa adelante. Fue una persona buena, generosa con todo el mundo hasta sus últimos días, eso admiré de él. Me inculcó valores como la lealtad y la honestidad. Extraño su presencia y compañía”.

Además de perpetuar el nombre en las generaciones venideras, otro de los propósitos del abuelo es conservar a la familia unida. “Ha sido una tradición las reuniones familiares, siempre habrá un motivo para reunirnos”.

Édgar Fernando Salcedo Silva a sus 55 años deja un mensaje para los futuros padres: “es importante que los hijos lleguen producto de un verdadero amor en pareja, eso garantiza al máximo que este nuevo ser tenga la posibilidad de contar con sus padres unidos y se convierta en la razón más importante del hogar. Los padres debemos luchar mucho y proteger la familia por encima de todo”.

Un hijo que

admira a su padre

Édgar Alexander Salcedo Mogollon, de 29 años, es padre de Édgar Samuel Salcedo e hijo de Édgar Fernando Salcedo Silva.

Es abogado y a pesar de su corta experiencia como padre, asegura que esta es una de “las responsabilidades más grandes que he tenido, es una muestra de amor incondicional, puro y desinteresado. Es el compromiso de ser un guía constante para formar a un ser humano”.

Su progenitor se ha convertido en un ejemplo a seguir, “lo que admiro es su valentía, persistencia y la forma tan entregada como estuvo pendiente de cada detalle para que mis hermanas y yo siempre tuviéramos un entorno lleno de amor y solidaridad con los demás. El amor y su apoyo incondicional fue y es vital para nuestras vidas”.

Recordó que cuando se enteró que iba a ser padre recibió la noticia con gran alegría a pesar de que tenía 22 años. “Sabía que iba a ser mi mejor regalo, bendición y motor como lo ha sido hasta ahora”.

Aseguró que no tiene una historia especial como tal, pero resaltó el ejemplo constante de la unión familiar. “Todos crecimos alrededor de mi abuelo, quien en vida nos enseñó a ser correctos, valientes y a apoyarnos en todo momento”.

A los futuros padres les digo que “debemos ser un apoyo para nuestros hijos, cumplir no solo con obligaciones materiales, porque el amor y el compartir momentos son cosas que no tienen precio.

“Les daría el consejo de tener siempre presente el respeto, la solidaridad, gratitud y el trabajo duro y transparente. No hay mejor forma de inculcar valores que con el ejemplo constante, para que así con orgullo pueda pedirle que siga sus pasos, que aproveche los momentos y los disfrute al máximo, que trate de estar presente en cada una de las etapas por las que cruzamos todos los seres humanos, porque al final no hay mejor satisfacción que esa, tener la certeza de que siempre se dio lo mejor a favor de su hijo”.

Édgar Samuel Salcedo tiene 6 años y ya es personero del colegio en el que estudia y presidente de su salón.

Padres entregados a su familia

Jorge Sánchez Sierra es padre de Jorge Iván Sánchez Arias y abuelo de Juan Esteban Sánchez Padilla.

A sus 78 años se caracteriza por su responsabilidad y entrega a su hogar. “El significado de ser padre es enseñarles a los hijos a vivir correctamente y la mejor experiencia es verlos bien criados como les enseñé yo”.

Recordar el momento en el que se enteró que iba a ser padre lo llena de alegría. “Para mí fue muy emocionante cuando mi esposa me contó, fue algo espectacular y de una vez pensé en la responsabilidad que se me venía”.

A este hombre de pocas palabras lo llena de nostalgia retroceder el tiempo y remembrar uno de los episodios que más marcó su vida hace 15 años: su secuestro. Aseguró que este duro momento puso a prueba el amor por su familia, porque no dejaba de pensar en lo que podría ocurrir si él no regresaba junto a ellos. “No dejaba de pensar qué pasaría si yo no volviera con mis hijos y mi esposa”.

“Ser padre es

una experiencia

maravillosa”

Jorge Iván Sánchez Arias es odontólogo y es padre de Juan Esteban Padilla de 8 años de edad y dos niñas más. “Ser papá es una experiencia maravillosa que no se compara con nada… es lo mejor del mundo. Levantarse día a día y verlos crecer es maravilloso”.

Aseguró que el nacimiento de sus hijos es una de las mejores historias que ha vivido a sus 46 años. “Escucharlos pronunciar palabras como papá o verlos dar sus primeros pasos es hermoso.

“Ser padre es un sentimiento indescriptible, porque ya habíamos perdido 2 niños en la etapa de embarazo, se podrán imaginar cuánto lo deseábamos. La felicidad fue total junto a mi esposa”.

De su padre admira el valor de mantener la familia unida. “Para nosotros es un orgullo ver que los amigos y conocidos constantemente nos están felicitando y diciéndonos que les parece muy bonito la forma en que nos tratamos. Siempre unidos en todo momento y algo que llama mucho la atención es que aún nos saludamos de beso, independientemente del sitio donde nos encontremos. Esto es algo que se ha estado perdiendo y es algo que a nuestros hijos les inculcamos. Mi padre es un hombre honesto, trabajador y muy amoroso”.

Dentro las tradiciones que se mantienen en su familia es “desayunar los viernes santos en un hogar diferente de la familia (sopa de pan), o reunirnos siempre cualquier día de la semana y pasar horas hablando de diferentes temas”, comentó este odontólogo.

A su hijo le aconsejaría que tenga presente siempre “que el que es buen hijo siempre será buen padre”.

| Jun 22, 2018 | Nuestra Gente, Portada

Padres que se destacan por su entrega y amor

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Este fin de semana se celebra la tradicional fiesta del Día del Padre, y es por esto que la revista Gente rinde un homenaje a ese ser especial que aporta a su familia cariño, comprensión y mucho amor.

En esta edición presentamos a cuatro padres del sector, quienes reflejan todos esos valores y se sienten muy orgullosos de festejar junto a sus seres queridos esta fecha.

Los une la sangre y el nombre

Édgar Fernando Salcedo Silva, su hijo Édgar Alexander Salcedo Mogollón y su nieto Édgar Samuel Salcedo Camelo, son 3 generaciones que mantienen en su legado el mismo nombre por tradición.

Y aunque no hubo una razón especial para llamarse Édgar, padre e hijo aseguran que quisieron conservarlo; el hijo por amor a su padre y el padre por ser el único varón de su descendencia.

“Ser padre es la razón de ser de todo hombre. Es el estado en el cual se le da verdadero sentido a la vida y lo llena a uno de motivación para luchar y hacer de sus hijos personitas de bien con buenos principios y valores”, manifestó el abuelo.

Agregó que la mejor experiencia de ser padre es “abrazarlos por primera vez, alimentarlos, cuidarlos, trasnochar por ellos, ofrecerles las condiciones más ideales en su formación, brindarles ese amor infinito en pro de su felicidad y poder decir: son mis hijos”.

Recordó que cuando se enteró de la llegada de Édgar Alexander se llenó de felicidad porque consideró que era una muestra muy grande del amor con su esposa. “El embarazo afianzó más el matrimonio. Nos unió y le dio el verdadero sentido al hogar. Hoy soy un hombre orgulloso de mis hijos y de lo que son mis hijos”.

De su padre, quien falleció y dejó un vacío en el hogar, destaca el trabajo y la lucha constante para sacar una familia numerosa adelante. Fue una persona buena, generosa con todo el mundo hasta sus últimos días, eso admiré de él. Me inculcó valores como la lealtad y la honestidad. Extraño su presencia y compañía”.

Además de perpetuar el nombre en las generaciones venideras, otro de los propósitos del abuelo es conservar a la familia unida. “Ha sido una tradición las reuniones familiares, siempre habrá un motivo para reunirnos”.

Édgar Fernando Salcedo Silva a sus 55 años deja un mensaje para los futuros padres: “es importante que los hijos lleguen producto de un verdadero amor en pareja, eso garantiza al máximo que este nuevo ser tenga la posibilidad de contar con sus padres unidos y se convierta en la razón más importante del hogar. Los padres debemos luchar mucho y proteger la familia por encima de todo”.

Un hijo que

admira a su padre

Édgar Alexander Salcedo Mogollon, de 29 años, es padre de Édgar Samuel Salcedo e hijo de Édgar Fernando Salcedo Silva.

Es abogado y a pesar de su corta experiencia como padre, asegura que esta es una de “las responsabilidades más grandes que he tenido, es una muestra de amor incondicional, puro y desinteresado. Es el compromiso de ser un guía constante para formar a un ser humano”.

Su progenitor se ha convertido en un ejemplo a seguir, “lo que admiro es su valentía, persistencia y la forma tan entregada como estuvo pendiente de cada detalle para que mis hermanas y yo siempre tuviéramos un entorno lleno de amor y solidaridad con los demás. El amor y su apoyo incondicional fue y es vital para nuestras vidas”.

Recordó que cuando se enteró que iba a ser padre recibió la noticia con gran alegría a pesar de que tenía 22 años. “Sabía que iba a ser mi mejor regalo, bendición y motor como lo ha sido hasta ahora”.

Aseguró que no tiene una historia especial como tal, pero resaltó el ejemplo constante de la unión familiar. “Todos crecimos alrededor de mi abuelo, quien en vida nos enseñó a ser correctos, valientes y a apoyarnos en todo momento”.

A los futuros padres les digo que “debemos ser un apoyo para nuestros hijos, cumplir no solo con obligaciones materiales, porque el amor y el compartir momentos son cosas que no tienen precio.

“Les daría el consejo de tener siempre presente el respeto, la solidaridad, gratitud y el trabajo duro y transparente. No hay mejor forma de inculcar valores que con el ejemplo constante, para que así con orgullo pueda pedirle que siga sus pasos, que aproveche los momentos y los disfrute al máximo, que trate de estar presente en cada una de las etapas por las que cruzamos todos los seres humanos, porque al final no hay mejor satisfacción que esa, tener la certeza de que siempre se dio lo mejor a favor de su hijo”.

Édgar Samuel Salcedo tiene 6 años y ya es personero del colegio en el que estudia y presidente de su salón.

Padres entregados a su familia

Jorge Sánchez Sierra es padre de Jorge Iván Sánchez Arias y abuelo de Juan Esteban Sánchez Padilla.

A sus 78 años se caracteriza por su responsabilidad y entrega a su hogar. “El significado de ser padre es enseñarles a los hijos a vivir correctamente y la mejor experiencia es verlos bien criados como les enseñé yo”.

Recordar el momento en el que se enteró que iba a ser padre lo llena de alegría. “Para mí fue muy emocionante cuando mi esposa me contó, fue algo espectacular y de una vez pensé en la responsabilidad que se me venía”.

A este hombre de pocas palabras lo llena de nostalgia retroceder el tiempo y remembrar uno de los episodios que más marcó su vida hace 15 años: su secuestro. Aseguró que este duro momento puso a prueba el amor por su familia, porque no dejaba de pensar en lo que podría ocurrir si él no regresaba junto a ellos. “No dejaba de pensar qué pasaría si yo no volviera con mis hijos y mi esposa”.

“Ser padre es

una experiencia

maravillosa”

Jorge Iván Sánchez Arias es odontólogo y es padre de Juan Esteban Padilla de 8 años de edad y dos niñas más. “Ser papá es una experiencia maravillosa que no se compara con nada… es lo mejor del mundo. Levantarse día a día y verlos crecer es maravilloso”.

Aseguró que el nacimiento de sus hijos es una de las mejores historias que ha vivido a sus 46 años. “Escucharlos pronunciar palabras como papá o verlos dar sus primeros pasos es hermoso.

“Ser padre es un sentimiento indescriptible, porque ya habíamos perdido 2 niños en la etapa de embarazo, se podrán imaginar cuánto lo deseábamos. La felicidad fue total junto a mi esposa”.

De su padre admira el valor de mantener la familia unida. “Para nosotros es un orgullo ver que los amigos y conocidos constantemente nos están felicitando y diciéndonos que les parece muy bonito la forma en que nos tratamos. Siempre unidos en todo momento y algo que llama mucho la atención es que aún nos saludamos de beso, independientemente del sitio donde nos encontremos. Esto es algo que se ha estado perdiendo y es algo que a nuestros hijos les inculcamos. Mi padre es un hombre honesto, trabajador y muy amoroso”.

Dentro las tradiciones que se mantienen en su familia es “desayunar los viernes santos en un hogar diferente de la familia (sopa de pan), o reunirnos siempre cualquier día de la semana y pasar horas hablando de diferentes temas”, comentó este odontólogo.

A su hijo le aconsejaría que tenga presente siempre “que el que es buen hijo siempre será buen padre”.