Menú de categorías

| Jun 8, 2018 | Punto de vista

A mis amigos del WhatsApp

Tengo amigos en el WhatsApp a los que quiero inmensamente. Tengo grupos familiares a los que amo con toda mi alma, y hay otros grupos que se crean según la ocasión o la afinidad, que también son importantes en mi vida.

Ultimamente he empezado a salirme de algunos grupos, ante la imposibilidad de leer la cantidad de memes, textos, oraciones, cadenas y demás que suelen poner, sin distinción de horarios, credos y gustos.

Con la intención única de hacer más llevadera la relación con cada uno de los integrantes de mis grupos, quiero retomar un decálogo que alguien escribió, ante la insistencia de algunos de adoctrinar con cada uno de sus comentarios.

1. Si creamos un grupo para celebrar los 100 años de la abuela, no lo aproveche para invitar a votar por el candidato político suyo. Respete!

2. No use ese whatsApp para comentar asuntos personales. Llame directamente al interesado. Nadie quiere saber sus problemas, suficiente con los propios.

3. No inicie charlas directas con uno de los integrantes del grupo. Llámelo o escríbale al privado. Sobra tanta socialización.

4. Recuerde la razón de ser del grupo y solo toque temas relacionados.

5. No responda a todo. A veces el silencio es más elocuente.

6. No mencione temas que atenten contra la creencia religiosa, política o cultural de los demás. No sea ofensivo.

7. Si se inicia una discusión, no la incentive ni participe. Algún día parará.

8. Publique algo que les interese a todos, no solo a usted.

9. Sea breve, haga los comentarios que tengan una finalidad específica y punto.

10. No olvide lo molesto que es el ruido del teléfono al anunciar la llegada de cada mensaje. Respete el sueño y descanso de los demás.

Nancy Rodríguez Guevara Editora Gente de Cañaveral (nrodriguez@vanguardia.com)