Menú de categorías

| Mar 2, 2018 | Nuestra Gente, Portada

Lucero de Castillo, una mujer dedicada al servicio social

 

Por Liliana Carvajal Pineda

Gente de Cañaveral

Para conmemorar el Día de la Mujer, la revista Gente de Cañaveral hace un homenaje a Lucero de Castillo, una de las creadoras de la Fundación Montañas Azules, entidad que se dedica a ofrecer apoyo de tipo humanitario a aquellas personas que no cuentan con los recursos necesarios para la atención médica de sus familiares que reciben tratamientos o rehabilitación en la Cardiovascular y que generalmente provienen de otras regiones del país.

Es esposa y madre de dos hijos y gran parte de su vida ha trabajado por servir a los que más lo necesitan. “Mi experiencia

como madre ha sido maravillosa, me he sentido plena y totalmente realizada con esos hijos que Dios me dio. Las virtudes

Víctor Castillo Gómez, Víctor Castillo, Lucero de Castillo y Juan Daniel Castillo Gómez.

como madre habría que preguntárselas a ellos, yo creo que el amor, la comprensión, la dedicación y la entrega que me ha hecho ser amiga incondicional de mis hijos”, manifestó.

Lucero se considera una persona muy familiar, entregada totalmente a sus seres queridos. “Soy afectuosa, cariñosa y un poco permisiva”.

 

Sobre la fundación

La Fundación Montañas Azules fue creada en 2004 y cubre todo aquello que el Sistema de Seguridad Social no les ofrece a sus afiliados, y mucho menos a sus familiares o acompañantes.

“La FMA se creó por la necesidad que notábamos en la FCV, donde era muy común ver a los familiares de los pacientes pasando la noche sentados en una escalera y sin probar bocado. Inicialmente se abrió un albergue muy cerca de la institución con la ayuda de voluntarias con las que hacíamos actividades para recoger fondos (obras de teatro, subastas, conciertos, ventas de garaje, etc). Poco a poco hemos ido creciendo, gracias a las actividades que nos generan recursos para poder subsistir. Manejamos las cafeterías del HIC, dos casas de huéspedes para pacientes internacionales que subsidian las otras dos casas de los pacientes nacionales que no tienen recursos. Tenemos la venta de chocolate para eventos, matrimonios, fiestas, etc, y un punto de café restaurante y chocolate llamado Shoko en Cañaveral, donde también ofrecemos los bonos funerarios. Lo más importante en la historia de esta institución “es el amor que le damos a esta obra cada uno de los colaboradores”, comentó Lucero de Castillo.

Las donaciones y ayudas se materializan en la Casa Hogar del Corazón, ubicada en el barrio Villabel (carrera 12 Nº 12 – 15, Tel: 6388465), donde se les presta servicio de hospedaje y alimentación (desayuno, almuerzo y comida) incluyendo a los pacientes con sus respectivas madres. De esta forma se les brinda la atención humanitaria que requieren durante su estadía en la ciudad, que de acuerdo con la complejidad de la patología puede ir desde 1 mes hasta 1 año.

Además cuenta con una guardería subsidiada para los hijos de los colaboradores de la FCV y el HIC.

Lucero de Castillo es una de las promotoras de la fundación Montañas Azules de la Fundación Cardiovascular de Colombia.

“No soy empresaria, escogí como carrera la Enfermería porque me apasiona el servicio, pero por mis obligaciones como madre y esposa tuve que dejar tempranamente de ejercer la profesión, pero nunca me he desvinculado del medio. Además, por estar casada con un médico, empresario y creador de dos grandes instituciones de salud, mi vida siempre ha girado en torno a los pacientes y sus necesidades, por eso hace más de 13 años creamos la FMA de la cual hago parte hasta el momento”, manifestó la fundadora.

Mencionó una de las anécdotas que le ha marcado la vida como es el caso de Isaac Camilo, quien fue un niño trasplantado hace 12 años, cuando apenas tenía 1 año de vida, proveniente del Carmen de Bolívar. Es el mayor de dos hermanos y sobreviviente de una enfermedad cardiaca.

Él, después de haber sido sometido a un trasplante cardíaco, goza de buena salud y se ha convertido en un miembro más de la familia Montañas Azules, porque 12 años ha estado en permanentes controles en la fundación Cardiovascular, donde se le realizó el procedimiento.

“Ha contado con el apoyo de la fundación para el traslado y estadía en la ciudad cuando ha requerido de chequeos médicos periódicos. A la fecha Isaac se encuentra bien de salud, su corazón nunca ha generado rechazo, estudia quinto de primaria y disfruta de su infancia, gracias al éxito de su trasplante cardiaco. Historias como estas son las que nos motivan a seguir adelante con nuestra fundación”, expresó Lucero.

En cuanto a la función de la mujer en Montañas Azules resaltó que “su temperamento la hace más sensible al dolor y por eso es importante que sea una mujer la cabeza de la institución”.

Actualmente Lucero de Castillo es una colaboradora más de la fundación, “la directora es Ana María Lian, a quien yo llamo el Ángel de Montañas azules, porque es una persona totalmente entregada a una labor con gran generosidad y apasionamiento”.

En cifras

80

pacientes diarios es el promedio de beneficiados con el apoyo de la Fundación Montañas Azules.

 

Es un excelente miembro de la familia. Buen corazón y siempre dispuesta a ayudar sin esperar nada a cambio”, Víctor Castillo Gómez, hijo
“Mamá, te admiramos mucho por el gran corazón que tienes para ayudar a los que más lo necesitan” Juan Daniel Castillo Gómez, hijo.