Menú de categorías

| Jul 28, 2017 | Tendencias

¿Cuál es el momento indicado para dejar que sus hijos conduzcan?

Elementos como madurez y experiencia son vitales para llevar a cabo una conducción responsable y que no represente peligro para los demás actores de la vía. - Banco de imágenes/GENTE DE CAÑAVERAL

Elementos como madurez y experiencia son vitales para llevar a cabo una conducción responsable y que no represente peligro para los demás actores de la vía. – Banco de imágenes/GENTE DE CAÑAVERAL

Conducir el carro familiar puede ser un tema de discusión entre padres e hijos, sobre todo si estos son muy jóvenes.

Sin embargo, es necesario ‘soltarles’ el carro precisamente para que vayan adquiriendo la experiencia requerida.

Por esto, el Centro de experimentación y seguridad vial, Cesvi, precisa aspectos importantes a tener en cuenta antes de tomar esta decisión.

Aunque los jóvenes tienen ventajas físicas frente a conductores adultos, pueden carecer de “reflejos” que les permitan aprovechar adecuadamente sus capacidades naturales.  - Banco de imágenes/GENTE DE CAÑAVERAL

Aunque los jóvenes tienen ventajas físicas frente a conductores adultos, pueden carecer de “reflejos” que les permitan aprovechar adecuadamente sus capacidades naturales. – Banco de imágenes/GENTE DE CAÑAVERAL

Madurez

al conducir

La madurez como conductor se va desarrollando con la experiencia y responsabilidad que se tenga frente al volante.

Dentro del contexto estadístico mundial, un conductor es considerado joven si tiene entre 18 y 24 años. Antes de esa edad son llamados “preconductores” por no estar dentro de la media de edad para la obtención de la licencia.

Una gran ventaja de los jóvenes conductores es tener excelentes cualidades de tipo psicológico y físico para la conducción. Es muy raro que padezcan enfermedades que perturben una buena conducción, como la disminución de la visión o la audición.

Por el contrario, los jóvenes tienen algunas cualidades psicológicas como excelente capacidad de anticipación o una buena coordinación bimanual (volante, cambios).

Sin embargo, los jóvenes difícilmente han desarrollado los suficientes “reflejos” que les permitan aprovechar adecuadamente sus capacidades naturales.

Y es que aunque se suele decir que los jóvenes tienen buenos “reflejos” porque sus tiempos de reacción y su velocidad de anticipación son especialmente buenos, la realidad es que los reflejos son el resultado de la experiencia consolidada, los cuales permiten que la situación de riesgo que se percibe confronte con el acumulamiento de conocimientos y experiencias del conductor y, en consecuencia, este pueda tomar la decisión correcta.

En cifras

18

a 24 años es la edad de un conductor considerado joven dentro del contexto estadístico mundial.