Menú de categorías

| Jun 16, 2017 | Nuestra Gente

FCV adelanta investigación para trastorno de estrés postraumático

La investigación, que incluirá 96 personas con Tept, fue la propuesta mejor calificada por Colciencias en la Convocatoria para proyectos del CTel. - Suministrada/GENTE DE CAÑAVERAL

La investigación, que incluirá 96 personas con Tept, fue la propuesta mejor calificada por Colciencias en la Convocatoria para proyectos del CTel. – Suministrada/GENTE DE CAÑAVERAL

La Fundación Cardiovascular de Colombia (FCV) en asociación con investigadores de la Universidad de Harvard y de la Universidad Fundación Universitaria Ciencias de la Salud, de Bogotá, adelantan un proyecto de investigación que tiene como fin desarrollar una opción terapéutica costo-efectiva, que pueda tratar con éxito pacientes con trastorno de estrés postraumático en la transición hacia el postconflicto.

Cabe recordar que el Trastorno de Estrés Postraumático (Tept) es una enfermedad altamente frecuente en poblaciones expuestas a la violencia.

Según informes de la FCV, se estima que la cifra de Tept en comunidades desplazadas en Colombia pueda llegar a ser tan alta como el 21%. Desafortunadamente, hasta la fecha, los tratamientos farmacológicos y psicoterapéuticos no han mostrado adecuada efectividad para el tratamiento del trastorno. Por tal motivo, los investigadores trabajan en el desarrollo de una alternativa terapéutica. De esta manera esperan contribuir con el desempeño de los pacientes en el ámbito laboral y social, favoreciendo el proceso de adaptación del país hacia el postconflicto.

“Es necesario contrarrestar las secuelas del trauma para lograr una transición exitosa al postconflicto. Nos enfrentamos a las consecuencias de traumatización repetitiva, individual y de grandes grupos, que deben manejarse apropiadamente para que aumenten las probabilidades de rehabilitación a largo plazo, y de recuperación social”, manifestó Ligia Clemencia Rueda, psiquiatra del Instituto Neurológico del Hospital Internacional de Colombia (HIC) e investigadora principal del proyecto.

Agregó que “las técnicas no invasivas de neuromodulación modifican el funcionamiento del sistema nervioso sin generar lesiones y se han propuesto como una alternativa terapéutica novedosa, con bajo riesgo de tener eventos adversos para el tratamiento de diferentes enfermedades”.

El objetivo del estudio es determinar el impacto de la estimulación transcutánea del nervio vago en el tratamiento del Tept, la cual activa los circuitos de respuesta al estrés, de memoria y promueve la neuroplasticidad (capacidad que tiene el cerebro para formar nuevas conexiones entre las neuronas a lo largo de la vida en las regiones implicadas en los procesos de extinción del miedo); de este modo, mejorarían los procesos de aprendizaje del paciente y se potenciarían los efectos de la psicoterapia cognitivo-conductual.