Menú de categorías

| Ene 13, 2017 | Columnistas

Querer lo nuestro

GENTE DE CAÑAVERAL

GENTE DE CAÑAVERAL

Retomamos actividades y con estas la oportunidad de seguir trabajando por cada uno de nuestros sectores. Hoy, quisiera compartir con ustedes la grata sensación que me dejó conocer de cerca ese sentido de pertenencia que tienen los habitantes de Barichara por su municipio.

El título de ‘pueblito más bello de Colombia’ es bien merecido, no solo por su arquitectura colonial y sus piedras amarillas, sino por el amor y trabajo continuo de sus habitantes.

Por destacar varios aspectos que dejan esa sensación de que sí se puede: un parque central que prohíbe que su césped sea pisado. Un sistema de recolección de basura organizado, donde cada uno de sus habitantes responde al llamado de las autoridades y recicla: dos días para desechos orgánicos, separando además el papel higiénico; otro día para la recolección de materiales como plástico, cartón, icopor, cada uno en su respectiva bolsa. Admirable el turismo amigable con las mascotas tanto en hospedajes como en restaurantes, la amabilidad de su gente y de las autoridades policiales. Es interesante ver cómo se preserva la seguridad y aún se pueden caminar por sus calles sin miedo al hurto. Muchos de sus habitantes, afirman, que podrían dormir con la puerta abierta, sin miedo a ser víctimas de la inseguridad. Pero lo más lindo es darse cuenta que todos asumen ese papel de grandes anfitriones, comparten la normatividad y continúan embelleciendo el municipio.

El llamado, en esta oportunidad, es para los turistas; muchos, llegaron al lugar para irrespetar las señales de tránsito y arrojar basura en cada esquina.

Cuidado. Respetemos, aprendamos y amemos de igual forma nuestro sector.

Editora Gente de Cañaveral (pbernal@vanguardia.com)