Menú de categorías

| Oct 7, 2016 | Columnistas, Sin categoría

La Bucaramanga de principios del siglo XX

Por: Gilberto Camargo Amorochogilberto

Encontré en una investigación que el concepto de civismo que se desarrolló en Bucaramanga en la primera mitad del Siglo XX tuvo varios matices, y distintos pregoneros, pero un objetivo concreto y común: Crear una ciudad de ciudadanos, cuyos atributos fueran el amor a la paz, a la patria, al respeto por los héroes nacionales, el conocimiento de la historia y el deseo de construir una ciudad cívica y civilizada, donde el progreso material se conjugara con la estética y el orden, generando de paso sentimientos identitarios y cohesionadores, así lo dice el Historiador Daniel Brijaldo en su Estudio para el Proyecto de Intervención del Parque Bolívar de Bucaramanga de 2008, como trabajo de grado en la Universidad Industrial de Santander.

Con esta reflexión notamos que la búsqueda por una ciudad humana y cordial ha sido un trajín de los últimos 100 años. Entre las tareas que hicieron las administraciones municipales de esa época, estuvo el construir espacios públicos y rendirle homenaje a los héroes y personajes que hicieron grande a Santander. Sobresalen los parques García Rovira, Santander, Centenario, Bolívar y Antonia Santos, igual en los pensum académicos apareció la urbanidad y la cívica como asignaturas básicas para formar ciudadanos. ¿Pero qué pasa? ¿Dónde está el meollo que haya impedido ese objetivo, porque el proceso histórico se interrumpió?

Los resultados se notan, hoy la ciudad es cada vez más caótica, la indiferencia y la mala vecindad aún aflora. También es cierto que la ciudad ahora es más abierta a la región y al mundo, su desarrollo urbano muestra una urbe extensa y con gran importancia en su movilidad.

Somos una ciudad objetivo, por sus buenas ofertas en educación superior, por su infraestructura en salud y porque a pesar de errores y visiones en la planificación vial, la ciudad es buen vividero.

Es un reto de los nuevos alcaldes retomar esos estudios y continuar con esas tareas en pro de reconstruir la Bucaramanga con las características que a través del tiempo nos identifican sobre Ser Santandereano.