Menú de categorías

| Abr 15, 2016 | Columnistas

Bucaramanga, ciudad con redes subterráneas

gilberto

Gilberto Camargo – Arquitecto esp. en educación ambiental

Ya Bogotá se metió la mano al bolsillo para que en estos 4 año al menos el 40% de su extensa red de kilómetros se construya escondida.
Allí existe el decreto distrital 1192 de 1997 por el cual se reglamentan los permisos para el uso del espacio público para efectos del establecimiento de redes de servicios comunitarios y de telecomunicaciones. El Artículo 13º es muy claro: “A partir de la vigencia del presente Decreto toda nueva red que comprenda los sistemas de distribución, transmisión y acometida de los servicios públicos domiciliarios de energía eléctrica y de telecomunicaciones en barrios correspondientes a zonas de conservación histórica y a los estratos 4, 5 y 6 deberá hacerse en forma subterránea”.
A Bucaramanga le toca igual y desde ahora advertir por parte de la misma oficina responsable de la alcaldía, que los proyectos urbanos que se comiencen a ejecutar en esta vigencia ya deben aplicar esta medida.
Así pues que la primera tarea es crear el plan, reglamentarlo y hacer un análisis prioritario según el grave estado y sobre todo según los niveles de riesgo a las personas, para saber porqué sectores se comienza. Como dice el alcalde, esto es cultivar ‘Lógica, ética y estética’ urbana.
Igual es importante que se elabore el manual de especificaciones técnicas y construcción. La planeación, conexión y protección de las instalaciones subterráneas no son cosa sencilla, sin embargo, reportan muchos beneficios, como seguridad en caso de sismos o terremotos.
Los ingenieros expertos comentan que la inversión inicial es mayor, dependiendo del nivel de confiablidad que se le quiera dar a la red, pero a la postre puede resultar más barato porque una red subterránea no se verá afectada por agentes externos. Los terremotos muy pocas veces causan muerte o lesiones, la mayoría se producen por la caída de postes o cables que generan cortos circuitos, objetos y escombros de edificios.