Menú de categorías

| Ene 29, 2016 | En estas calles, Portada

El olvido del Parque La Pera

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Aunque parezca irrisorio, dos lagos embellecían este punto específico de Cañaveral.

Los primeros residentes de Cañaveral disfrutaban del lugar, así como del puente que dividía los afluentes hídricos, para pescar. Del lugar donde hoy se encuentra el CAI se desprendía un torrente de agua, cuya cascada pasaba por la actual cancha de Cañaveral e iba a dar hasta el Club Campestre.

Pero ahora, este punto es solo un lote de tierra, que aún no tiene un plan de acción específico por parte del Banco Inmobiliario de Floridablanca.

Gente recibe de manera continua quejas por este parque al que solo le decora “basura” y hasta roedores, las bancas no sirven, solo hay escombros, canecas deterioradas y poca iluminación. Pero su olvido viene de años atrás, tanto así que hasta los estudiantes del sector han buscado la forma de recuperarlo mediante jornadas de limpieza y embellecimiento, como parte de sus programas de trabajo social. Y hasta alumbrado público han tenido que solicitar años atrás a las autoridades municipales para contrarrestar la delincuencia que en ocasiones se ha apoderado de este punto.

Pero lo que más ha marcado este lugar es el sueño de volverlo el primer parque incluyente del país. Lo que surgió como un proyecto de colegio y que trascendió hasta el Congreso de la República, solo dejó un diseño efectuado por la Gobernación de Santander, pero no los recursos para su financiación.