Menú de categorías

| Jun 12, 2015 | En estas calles, Portada

Crece la preocupación por el deterioro del puente de la UPB

Actualmente las personas que utilizan el sistema de transporte masivo son dejadas y recogidas a lado y lado de la vía para cruzar el puente.   - Javier Gutiérrez/GENTE DE CAÑAVERAL

Actualmente las personas que utilizan el sistema de transporte masivo son dejadas y recogidas a lado y lado de la vía para cruzar el puente. – Javier Gutiérrez/GENTE DE CAÑAVERAL

lcarvajal@vanguardia.com

El abandono que refleja el puente peatonal que conduce a la estación de Metrolínea Palmichal ha despertado la preocupación de los usuarios, especialmente de la comunidad educativa de la Universidad Pontificia Bolivariana (UPB).

Cabe recordar que este paso elevado sufrió graves daños en abril cuando un camión cisterna cargado con aproximadamente 16 mil galones de crudo se volcó frente a la UPB, en sentido sur-norte.

GENTE DE CAÑAVERAL

GENTE DE CAÑAVERAL

Según los afectados, ninguna entidad se ha manifestado frente al hecho, por lo que temen que el estado del puente empeore y la estación se convierta en refugio de indigentes.

“Después del accidente, la universidad hizo pruebas para saber si los estudiantes podían seguir utilizándolo y detectamos que sí podía funcionar; sin embargo, en ese momento citamos a la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI), Área Metropolitana de Bucaramanga (AMB) y Metrolínea para informarles sobre lo que habíamos encontrado, que el puente había sufrido daños en los cables, porque los elementos de protección se quemaron en el incendio”, indicó el vocero de la comunidad educativa y decano de la Escuela de Ingeniería de la UPB, Samuel Montero Vargas.

Explicó que después del incendio el puente comenzó a presentar deterioro y oxidación acelerada. “Recientemente oficiamos Derechos de Petición a estas entidades para que nos informen sobre las acciones que se están adelantando”.

Denunció que “la estación de Metrolínea está abandonada y ha sufrido vandalismo, hasta los vidrios están rotos y las barandas no se han recuperado”.

Según la información suministrada cerca de 6 mil estudiantes y empleados de la UPB son usuarios de ese puente.

Gente de Cañaveral intentó comunicarse con la gerente de Metrolínea, Laura Cristina Gómez, pero no fue posible conocer su versión.

Las entidades

responden

Sobre este caso, la gerente del Área Metropolitana de Bucaramanga (AMB), Consuelo Ordóñez, aseguró que la infraestructura del sistema del transporte masivo, está en titularidad de Metrolínea, “por lo que esta entidad debe estar exigiendo a la póliza de garantía del vehículo que cometió el accidente que restituya la condición de uso que tenía el puente, antes del accidente”.

Agregó que “como nosotros incurrimos en unos gastos importantes en la limpieza y recolección del aceite, las mediciones que tuvimos que hacer en la quebrada para suspender la captación de agua y los mostreos para que pudiesen volver a utilizar el agua, también estamos tras el mismo tema”.

Explicó que en ese caso “hay una responsabilidad civil extracontractual extendida, porque no es solamente el daño que este vehículo pudo hacer a otro vehículo, es a la infraestructura y a las instituciones

Por su parte la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI), mediante comunicado, aseguró que una vez se tuvo conocimiento del accidente, proyecto Corredor Zipaquirá –Palenque ha estado atento al tema.

De acuerdo con un informe, en la reunión realizada el 17 de abril, en la que participó la Universidad Pontificia Bolivariana, Metrolínea, el concesionario de Zipaquirá Palenque, Cuerpo de Bomberos de Piedecuesta, Alcadía de Piedecuesta, Área Metropolitana de Bucaramanga, se concluyó:

La rampa hace parte de un puente, que pertenece a la infraestructura de Metrolínea, y ellos son los competentes para atender la misma, ya que hace parte complementaria para el uso del transporte masivo.

Además, el 15 de abril de 2015 la universidad llevó a cabo la prueba de carga sobre el puente peatonal, a fin de determinar si se daba al servicio de la comunidad. Como resultado de esta prueba se concluyó que “la capacidad estructural en la actualidad es adecuada, el evento ocurrido producirá corrosión acelerada en los cables, por la pérdida del recubrimiento de los tirones, y en los anclajes, por la pérdida de la grasa de protección dentro de las cápsulas de los anclajes antivibratorios. En consecuencia es necesario efectuar reparaciones inmediatas a los elementos afectados”.

La ANI está a la espera de los estudios de la prueba de carga del puente y a que se terminen las obras de la rampa de acceso a cargo de Metrolínea, con el fin de tomar las acciones y recomendaciones pertinentes para garantizar la seguridad de los usuarios de la vía y del puente peatonal.

También hará seguimiento a que quede totalmente solucionado, de acuerdo con la responsabilidad que tiene la ANI en el corredor vial.