Menú de categorías

| Abr 17, 2015 | Cultural

Héctor Abad Faciolince, entre frases

Foto: Suministrada/ GENTE DE CAÑAVERAL

Foto: Suministrada/ GENTE DE CAÑAVERAL

El escritor antioqueño, autor de ‘La oculta’, ‘El olvido que seremos’ visitó Bucaramanga, y Gente extrajo de su conversatorio algunos apartes de su forma de ver la vida, la literatura, la juventud y el país.

 

 

No me interesa la violencia, pero en La Oculta hay secuestros y motosierras no precisamente para talar árboles. Pero allí también los personajes hacen el amor y eso me interesa más 
Así como nacen zurdos  y diestros, también nacen gays y no gays
…La novela es de quien la quiera adoptar.
Yo soy un no violento. Nunca me he ido a puños con nadie. Ni siquiera en el colegio. Espero que sea más por pacífico que por cobarde.
El olvido que seremos es mi libro más brillante. Pero uno quiere a todos sus hijos.Tengo libros malitos  pero también los quiero. A mis hijos no les pido que sean exitosos, les pido que dejen un buen sabor en la boca de otros. Eso hago con mis libros.
A mí me gusta mucho el siglo XX. Yo soy optimista.  Pienso en una liberación maravillosa que debemos llevar a fondo para vivir auténticamente, libremente.
Mi papá era agnóstico y mi mamá es católica. Así que puedo vivir con personas de diferentes ideologías, que vivan una vida honesta y ética.
Espero que Colombia esté preparada para dar un paso más en el camino de la no violencia.
No hablo mal de los jóvenes ni digo que no leen, que solo envían mensajes de texto. Ellos van a ser mucho más tolerantes, más liberales.