Menú de categorías

| Feb 20, 2015 | Nuestra Gente, Portada

Santa María Reina de Cañaveral, ejemplo de desarrollo sostenible

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Lo que resultaba un problema para los residentes de Santa María de Cañaveral, se transformó en un logro a favor de sus zonas verdes.

Dar solución a la erosión de la quebrada del Río Frío, y buscar la intervención de la Corporación para la Defensa de la Meseta de Bucaramanga, Cdmb, para controlar el problema con el desbordamiento de los taludes fue el primer paso.

Después fue necesario realizar jornadas de limpieza del follaje que caía de los árboles contiguos a la fachada del conjunto.

Con el tiempo quisieron ir más allá y dar marcha a un proyecto de desarrollo sostenible que les permitiera crear su propio abono.

Fue así como la junta administradora en cabeza de Mariluz Anaya y su equipo de jardinería, comenzaron a trabajar en esta iniciativa.

“Cuando tienes un equipo que quiere trabajar todo funciona. Los mismos jardineros me plantearon hacer el compostaje, crear el abono para las plantas y embellecer aún más el conjunto. Todos se pusieron la camiseta por este propósito”, expresó Anaya.

Con la ayuda de la empresa de aseo Rediba, empezaron a barrer cada ocho días ese sendero. Las hojas caídas de los árboles y todo lo que se desyerbaba sirvió como sistema de compostaje para producir su propio abono. A la fecha han obtenido hasta 300 bultos de abono, mediante un sistema rústico de mallas y mezcla de cal y melaza, en cabeza de su jardinero Rodrigo Tarazona y su ayudante Nelson Rodríguez.

El conjunto ya no necesita comprar plantas en viveros para embellecer sus zonas verdes. Ellos mismos siembran y trasplantan. Las zonas áridas se convirtieron en extensos tapetes japoneses. También hay cactus y jardines zen en sus alrededores embelleciendo el lugar.