Menú de categorías

| Nov 21, 2014 | En estas calles

Nuevo procedimiento para corregir arritmias

Este fue el equipo médico que realizó este nuevo procedimiento.  - Suministrada/GENTE DE CAÑAVERAL

Este fue el equipo médico que realizó este nuevo procedimiento. – Suministrada/GENTE DE CAÑAVERAL

Redacción

El Instituto del Corazón de Bucaramanga anunció que en los últimos días fue realizado un procedimiento de ablación de venas pulmonares por vía epicárdica y endocárdica, ejecutado por los servicios de electrofisiología, anestesia y cirugía cardiovascular.

Según el Instituto, para realizar este procedimiento fueron combinadas dos técnicas mínimamente invasivas con el objetivo de corregir arritmias cardíacas, siendo la primera vez en el país que dos subespecialidades de la cardiología se integran para realizar esta tipo de intervención.

La operación fue realizada a un paciente de 50 años quien registraba altos índices de riesgo cardiovascular con episodios de un tipo de arritmia cardíaca denominada Fibrilación Auricular Persistente-Recurrente.

Según el doctor Alexander Álvarez Ortiz, cardiólogo electrofisiólogo del Instituto del Corazón, un año atrás el paciente fue sometido a un aislamiento de venas pulmonares endocárdicas, lo cual había mejorado sus expectativas de vida.

“Pese a lo anterior, la persona siguió registrando algunos episodios de fibrilación auricular, por lo que después de varios estudios clínicos decidimos combinar una cirugía mínimamente invasiva llamada minitoracotomía, que consiste en hacer una pequeña incisión en el tórax, con la ablación de venas pulmonares tradicional, que mejoraría ostensiblemente su calidad de vida.

“Cabe destacar que anteriormente estos procedimientos se hacían por separado. Esperamos que el paciente presente una evolución favorable en su estado de salud de hasta un 90%, que se verá reflejada en la no presencia de episodios de Fibrilación Auricular, lo que garantizará el éxito de la cirugía”, dijo el médico.

Por su parte Jaime Calderón Herrera, cirujano cardiovascular del Instituto del Corazón de Bucaramanga, explicó que “al implementar este tipo de intervención quirúrgica se resuelve en un alto porcentaje el problema de arritmia que padece el paciente, mejorando ostensiblemente su calidad de vida”.

Finalmente el especialista agregó: “lo que se pretende es que la persona no vuelva a registrar eventos de fibrilación auricular, gracias también al aporte que se hace desde la cirugía cardiovascular con la realización de una minitoracotomía bilateral, que junto con las técnicas de electrofisiología garantizarán una efectividad alta en el tratamiento realizado”.