Menú de categorías

| Oct 3, 2014 | Nuestra Gente, Portada

“Siempre me gustó la electrónica”

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Audry Laguado

Gente de Cañaveral

En los fríos salones de clase de la Universidad de Pamplona, en Pamplona, Norte de Santander, Nelson Darío García comenzó a hacer realidad sus sueños.

Nació en Carcasí, Santander, pero fue criado en Málaga donde desde que era tan solo un jovencito de colegio sabía que quería ser ingeniero electrónico.

La curiosidad la llevaba en la sangre desde que comenzó a desarmar cuanto objeto llegaba a sus manos y la sed por conocimiento se hacía cada vez más grande.

Tras obtener su título como mejor bachiller de su colegio, le dieron la oportunidad de estudiar en la Universidad Industrial de Santander, pero la UIS solo le ofrecía ingeniería eléctrica y Darío sabía que eso no era lo suyo.

“Soy egresado de un colegio técnico en Málaga y la especialidad que escogí fue electrónica, siempre armé y desarmé juguetes o cosas por el estilo, por eso no me costó trabajo escoger carrera cuando salí bachiller”, relató.

Siendo tan solo un estudiante de últimos semestres Darío ya se destacaba entre los demás, incluso empezó a dictar clases sin ser egresado.

En ese momento de su vida empezó a descubrir otra de sus habilidades y pasiones: la educación.

En la actualidad este ingeniero tiene su propia empresa llamada Dagabot, en la que crea robots. Robots netamente santandereanos que buscan mejorar la educación de los jóvenes de secundaria.

Aunque Darío dice que ama profundamente Pamplona, cuando comenzó el proyecto de su empresa la ciudad se le quedó pequeña.

“Nos dimos cuenta que Pamplona no era la ciudad para la empresa así que nos vinimos para Bucaramanga, además me ofrecieron un gran empleo como docente en la Universidad Santo Tomás”.

Robot para educar

Dagabot es una mezcla de robótica y educación. Darío y las siete personas que trabajan con él crean robots para que los jóvenes aprendan, más y mejor.

“La idea surgió en Pamplona cuando nos dimos cuenta que a la Universidad nos llevaban niños de colegio para que les explicáramos robótica y ellos se aburrían.

“Entonces empezamos a hacer robots para que ellos jugaran y nos dimos cuenta que les gustaban mucho, incluso los papás querían comprarlos, entonces comenzamos a trabajar el proyecto con Colciencias, que posteriormente nos financió un desarrollo, luego vino el Fondo Emprender del Sena donde trabajamos con otra etapa de la empresa”.

Todo se fue mezclando, la pasión por crear robots y el amor por enseñar, pero esta vez desde la secundaria. “Nosotros usamos estos robots para que los niños empiecen a desarrollar sus habilidades intelectuales.

“Mediante juegos con robots nosotros hacemos que ellos jueguen y al mismo tiempo aprendan materias como matemáticas y física, de esta manera ellos no le toman apatía”.

Según este ingeniero, con los robots que ha creado los pequeños podrían aprender cualquier materia, sin embargo hasta el momento solo han desarrollado física, matemáticas y están empezando a implementar español.

En la actualidad 17 colegios de Bucaramanga y su área metropolitana ya cuentan con esta tecnología dentro de las instituciones y la empresa sigue creciendo, pues cada día llegan a más instituciones que se interesan.

“Somos la única empresa en Colombia que trabaja esta tecnología, hacemos desde la parte electrónica, eléctrica, hasta software tanto para computadores como para dispositivos móviles, todo lo hacemos nosotros”.

Cada robot es entregado a los docentes con guías de trabajo para que los puedan desarrollar en clase, además los capacitan.

Los objetivos de estos proyectos

En los últimos días ya están llegando a Bogotá y Darío espera que en el futuro todos los colegios tengan estos robots.

“Lo que nosotros perseguimos es que los niños aprendan a programar, esto los obliga a que estén pensando todo el tiempo, esto va a generar que sus cerebros se desarrollen más y con esto vamos a tener niños más inteligentes y más creativos en todas las áreas porque han desarrollado su cerebro”.

Tal vez lo más difícil de este proceso ha sido convencer a muchos docentes de que la tecnología en los salones es apropiada, sana y sobre todo facilitadora para el aprendizaje de las nuevas generaciones”.

“En 10 años tenemos que ser una de las mejores empresas de tecnología y robótica de Latinoamérica. En este momento estamos desarrollado seis proyectos para la parte educativa, porque estamos convencidos de que lo que necesita la educación de hoy son herramientas”.

http://www.dagabot.com/index.html

http://dagabot.com/cms/index.php/component/content/?view=featured

Contacto: 310-5770224