Menú de categorías

| Sep 19, 2014 | En estas calles, Portada

Unir la paralela es urgente y viable

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El proyecto de unir la paralela a la autopista en sentido sur-norte entre la universidad Santo Tomás y el barrio Molinos es tan urgente como viable.

Un recorrido realizado por esta redacción junto con el alcalde de Floridablanca, Carlos Roberto Ávila, permitió establecer que esta obra no solo es necesaria sino que se convertiría en un impulso para el área metropolitana.

Actualmente por la autopista pasan alrededor de 4 mil trescientos carros en hora pico, los cuales deben esperar hasta 20 minutos para recorrer un trayecto de no más de dos kilómetros. ¿La razón? La autopista en varios puntos pasa de cuatro carriles a dos, lo que genera cuellos de botella.

Sin embargo, existe una vía paralela que podría convertirse en solución al probelma y que hoy solo es usada parcialmente por cuanto presenta cortes en varios sectores lo que impide su continuidad.

Se trata de la paralela oriental que viene desde Papi Quiero Piña y termina en Provenza, pero que en zonas como TCC, el parque didáctico de la DTF, el sector del Panamericano, Telebucaramanga y Molinos presenta cortes, lo que obliga a los vehículos a retomar la autopista.

Junto con las autoridades hicimos el recorrido para tratar de establecer qué se puede hacer con esta vía, proyecto que la propia alcaldía ya presentó al gobierno departamental y requiere la ayuda del sector parlamentario y el gobierno nacional.

En cifras

3 embudos

o cuellos de botella registra la autopista entre Floridablanca y Bucaramanga por falta de esta vía.

El proyecto será impulsado por el alcalde, Carlos Roberto Ávila Aguilar, quien solicita la participación de los entes departamentales y nacionales.