Menú de categorías

| Sep 26, 2014 | En estas calles, Portada

La Foscal deslumbra por todo

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Fabio Eduardo Peña G.

Gente de Cañaveral

Una paciente que acababa de ser operada del corazón se sintió extrañada cuando llegó a su habitación y se encontró con una pieza grande, de inmensos ventanales, con un sofá color naranja abollonado y una cama hospitalaria con lo último en tecnología.

“Me sentía hospedada en un hotel 5 estrellas”, dijo, al tiempo que sus familiares expresaban la misma sensación de confort y plenitud.

Ellos estaban en el cuarto piso de la nueva Foscal Internacional, una de las clínicas más modernas y completas no solo de Colombia sino de Latinoamérica, que empezó a funcionar hace poco en el sector de Cañaveral.

Este medio quiso conocer este novedosos centro médico desde adentro, recorriendo cada uno de sus pasillos.

La primera gran impresión está en el lobby, un lugar amplio con varias salas de espera, que apenas está siendo ocupado y decorado.

Allí, en el primer piso, se siente que se está más en un centro comercial que en una clínica. Dos bancos, cafetería, ópticas, droguerías, almacenes y muchas vitrinas ocupan los 20 locales comerciales que interactúan con las oficinas administrativas del complejo médico, mientras se recorren sus lustrosos pisos.

Una rampa, unas escaleras y dos zonas de ascensores permiten el acceso a los pisos superiores.

Al llegar al segundo se encuentran las 23 salas de cirugía especializada, 120 unidades de cuidados intensivos y las salas de espera. Es el corazón de la clínica, donde la vida queda en manos de los especialistas.

A diferencia de los tradicionales centros médicos donde las paredes y los espacios no permiten mirar más allá del frente, aquí los ventanales y terrazas permiten divisar el campo de golf del Club Campestre, las tradicionales urbanizaciones de Cañaveral y el nuevo desarrollo urbanístico que presenta la zona.

Un piso más arriba están los 130 consultorios médicos, con un diseño moderno, donde se congregan los mejores especialistas de la ciudad.

Los pisos cuatro y cinco fueron destinados para habitaciones donde los pacientes gozan de total tranquilidad y un ambiente de comodidad tanto para ellos como para sus acompañantes.

En la parte superior del edificio está el helipuerto y en los sótanos hay parqueadero para 1.500 vehículos.

En total Foscal Internacional abarca 140.000 m2 de área construida, y una vez esté ciento por ciento funcionando se estima que generará 2.000 empleos directos y 700 indirectos.

Vale decir que el complejo contempla además un centro de convenciones y un hotel que se desarrollarán en un futuro.

Es por esto, que tanto sus directivas como quienes ya lo conocen señalan a este centro médico como una de las “plataformas de servicios de salud más completa, avanzada e integral del país, que ubica a Bucaramanga como ciudad global, que contempla en este portafolio una fuente pujante de innovación y tecnología”.

En otras palabras es un centro de atención de clase mundial.