Menú de categorías

| Ago 22, 2014 | Nuestra Gente, Portada

“Soy 100 por ciento UIS”

Doris Sarmiento de Gamboa es una mujer enamorada de la educación. - César Flórez/GENTE DE CAÑAVERAL

Doris Sarmiento de Gamboa es una mujer enamorada de la educación. – César Flórez/GENTE DE CAÑAVERAL

Audry Laguado

Gente de Cañaveral

Su voz lo dice todo. Doris Sarmiento de Gamboa, rectora de la Fundación Colegio UIS, se llena de orgullo cada vez que habla de su institución: la UIS. Y aunque se nota a la hora de hablar, no duda al decir que ella es 100 por ciento UIS, y cómo no, si desde que salió bachiller se vinculó a la universidad para estudiar bacteriología, además hizo parte de la coral y fue líder estudiantil. Una vez se graduó se convirtió en docente, además desempeñó cargos administrativos por más de 33 años, hasta lograr su pensión. Desde 2005 la llamaron para tomar las riendas de la Fundación Colegio UIS, que por estos días cumplió 44 años y que ella ha festejado de todo corazón junto a padres de familia, docentes y estudiantes. Doris cree profundamente en la buena educación, pero ente todo en la educación que crea buenos ciudadanos, excelentes personas y finalmente grandes académicos.

De generación en generación

Durante su trabajo como docente en la universidad, ella y un grupo de colegas vieron la necesidad de crear un colegio con preescolar y primaria, en el que se pudieran estudiar los hijos del personal vinculado a la UIS. Tal vez desde ese momento ya estaba pensando en que las generaciones futuras pudieran disfrutar de un gran legado educativo. “La idea era crear una institución en la que existieran bases sólidas de educación para los niños. Luego de reunirnos con varios profesores de la universidad pasamos el proyecto al rector que estaba en ese momento, era 1970, por fortuna todo salió bien y arrancó el colegio. “El inicio fue con 15 estudiantes. Durante los primeros 10 años trabajamos muy duro, claro en ese momento yo seguía con la universidad, pero siempre estuve muy cerca al colegio pues ahí estudiaron todos mis hijos. “Recuerdo que cambiamos de sede como tres veces hasta que llegamos con el colegio al barrio Los Pinos, en ese momento ya se estaban vinculando niños de otros sectores pues el proyecto había dado muy buenos resultados. “Con los años vimos la posibilidad de tener una sede propia así que poco a poco llegamos a donde estamos ahora”, recuerda la rectora. Es tal el amor y la confianza que tiene en la institución que sus cuatro hijos salieron bachilleres de FCUIS, las dos mayores pasaron directo a la Universidad Industrial de donde son egresadas y en la actualidad sus tres nietos estudian en el colegio que ella dirige.

La llamaron

Tras más de tres décadas de trabajo en la universidad Doris obtuvo su pensión, sin embargo tal había sido su desempeño que no dudaron en llamarla para que hiciera parte del colegio, pero como rectora. “Era finales de 2004, me hicieron la propuesta para que iniciara el periodo del 2005, el colegio había pasado por algunas dificultades así que dije que sí. En ese momento pensé en estar por unos seis meses, pero han pasado 10 años (risas)”, relató. Y así es, ahí sigue frente a los nuevos retos de la educación y con la misma alegría y energía. Tal vez una de las grandes ventajas que tuvo Doris al pasar de la educación superior a la formación de los futuros bachilleres es que ella ya sabía cuáles eran las grandes falencias de los jóvenes al salir del colegio. “Cuando estaba en la universidad dicté clase en los primeros semestres, así que pude visualizar que muchos muchachos llegaban a la educación superior con vacíos y debilidades, una de ellos es la falta de compresión de lectura y la dificultad a la hora de escribir un ensayo, entre otras. “Por eso en el colegio no evaluamos a quién sabe de memoria, aquí se miran las capacidades, que los estudiantes puedan desarrollar todo su potencial”, aseguró.

Vida y trabajo

Doris tiene claro que la educación de los jóvenes de hoy es diferente a la de hace 15 años o más. “El paradigma cambió, hoy día hay que saber canalizar la parte virtual, entre ellas redes sociales, para que se utilicen en un proceso educativo”. Cuando Doris llegó al colegio se dio a la tarea de crear un área cultural en la que los niños y niñas puedan desarrollar todos sus talentos y cómo no lo iba hacer si ella misma hizo parte de la coral de la universidad, toca guitarra y lo mejor de todo es que no ha dejado ni dejará de cantar. Además de ser docente, directiva y profesional, también es madre, abuela y esposa, todos estos roles los ha sabido llevar gracias a que como ella dice, no ha renunciado a sus sueños. “Uno como mujer tiene muchos roles en la vida, y claro a mí me tocaron todos… Pero lo que es claro es que uno no puede renunciar a nada. En mi caso yo trabajo desde que era soltera, así que cuando me casé y tuve a mis hijos lo que hice fue agregar otras labores. “En ese proceso uno tiene que sacrificar algunas cosas pero lo importante es seguir adelante”, relató. Doris asegura que espera estar en el colegio por un tiempo más mientras termina algunos proyectos que tiene en el tintero: “una vez todo quede listo quiero dedicarle tiempo a proyectos personales que tengo pendientes, como seguir cantando y por qué no grabar mis canciones… También quiero pasar tiempo en nuestra casa de descanso, pero ya llegará el momento”. Por ahora esta gran mujer sigue trabajando para dejar a la ciudad y al mundo grandes generaciones de estudiantes, pero sobre todo buenas personas.

 10 años lleva como rectora de la FCUIS Doris Sarmiento de Gamboa.