Menú de categorías

| Ago 1, 2014 | Portada, Qué pasa?

Sonia, la ´parquera’ de La Pera

Sonia espera la colaboración de la comunidad de Cañaveral para mejorar La Pera.  - César Flórez /GENTE DE CAÑAVERAL

Sonia espera la colaboración de la comunidad de Cañaveral para mejorar La Pera. – César Flórez /GENTE DE CAÑAVERAL

Audry Laguado

Gente de Cañaveral

Desde febrero el parque La Pera ha sufrido algunos cambios, en términos positivos. “Hemos visto que las plantas están más bonitas, que está más limpio y eso ha sido gracias a la señora que está a cargo del parque, ella es una ‘parquera’ del Área Metropolitana de Bucaramanga”, nos comentó un habitante de Cañaveral.

La mujer que está a cargo del parque es Sonia Cortés Luna. Tiene 45 años y hace parte del programa de recuperación de parques que inició la Alcaldía de Bucaramanga junto a la Dirección de Área Metropolitana de Bucaramanga y la Cooperativa Bello Renacer.

Con dificultades, pero feliz

Sonia habla segura de cada cosa que dice pero sobre todo de cuáles son sus labores en el parque.

“Nuestro objetivo es muy claro; nosotros debemos mantener y recuperar las zonas verdes de los parques. En el caso de La Pera aún tiene zonas muy secas donde se ve solo la tierra, pero eso se puede arreglar”.

Tras la llegada de un agente ambiental a cualquier zona deben ponerse en contacto con la Junta de Acción Comunal e iniciar un trabajo colectivo. Para Sonia esta fue su primera piedra en el camino porque Cañaveral no tiene JAC, pero eso no le importó y empezó a conversar con algunos habitantes para pedir su colaboración para el mantenimiento del parque.

“La idea es que la comunidad se vincule para el mejoramiento y mantenimiento del espacio. ¿De qué manera lo puede hacer?, trayendo plantas, abono, prado y en mi caso necesito veneno para ratas, porque acá aparecen cuando la gente deja la basura en los alrededores.

“Por desgracia la colaboración no ha sido mucha y me ha tocado prácticamente solita, realmente pensé que sería diferente pero no.

“Algunas personas me han colaborado con una que otra cosita pero creo que es necesario que la comunidad sienta que esto es de todos”.

Gracias a su creatividad y a su ingenio consiguió ciertos materiales y pudo construir una casita para las palomas y otra para los pájaros, pero además de la falta de solidaridad Sonia ha tenido que enfrentar las malas costumbres de algunas personas.

“A veces le digo a la gente, ¡no bote basura al parque, tratemos de mantenerlo limpio!, o ¡no se siente en el espaldar de las bancas! o ¡no dañen el prado! pero me encuentro con respuestas como: ‘es que esto es espacio público y uno puede hacer lo que quiera’.

“Varias veces me han contestado: ‘¿es que usted se cree la dueña del parque?’. Es cierto que yo cumplo una labor, pero la realidad es que este es un espacio para todos, en el que podemos descansar, caminar, pasar un buen rato y por eso debemos cuidarlo”, aseguró.

Los fines de semana son los más difíciles, los sábados y domingos cuando llega a las 7 de la mañana encuentra botellas de trago, latas, cajas de comida y bastantes residuos: “¡eso sí no dejan ni un billetico!” dice con una carcajada.

¡Qué espera la ‘parquera’!

Esta agente ambiental es una convencida de que los parques son propiedad de todos y por eso hay que mantenerlos bellos: “Qué bonito sería que la gente viniera y me dijera ‘hagamos esto, hagamos lo otro’, yo estoy dispuesta a escuchar a trabajar pero sobre todo a que saquemos adelante el parque”, remató.

En cifras

45

años tiene esta agente ambiental que está desde abril en el parque La Pera.