Menú de categorías

| May 23, 2014 | Nuestra Gente

Andrés encontró una gran idea gracias a su abuelita

Doña ‘Teresita’ ha sido la inspiración de Andrés.  - Javier Gutérrez/GENTE DE CAÑAVERAL

Doña ‘Teresita’ ha sido la inspiración de Andrés. – Javier Gutérrez/GENTE DE CAÑAVERAL

Audry Laguado

Gente de Cañaveral

Bien podría decirse que la inspiración de Jorge Andrés Torres Martínez es su abuelita.

Hace más de un año doña Teresa Rodríguez, de 72 años, más conocida como ‘Teresita’ entre sus amigas, se vio en la necesidad de meterse en el mundo de las tecnologías de la información.

Ante tal necesidad no lo dudó, recurrió a su nieto de 30 años y le dijo que le enseñara a usar el computador y a tener un correo electrónico.

A esto se sumó una cuenta en Facebook y otras herramientas que hoy maneja casi a ojo cerrado gracias a las clases de Andrés, quien es publicista.

Lo que quizá nunca imaginó doña ‘Teresita’ es que al pedirle este favor a Andrés le abriría las puertas a un negocio en el que hoy el joven trabaja arduamente y le ayuda a la comunidad que no se quiere quedar atrás en el mundo virtual.

Inició el proceso

Doña ‘Teresita’ es una gran servidora de la parroquia María Reina de Cañaveral, pero fue en ese ejercicio, al que le dedica gran parte de su tiempo y amor, que encontró un reto que tal vez no estaba en sus planes.

“Vivo con mi abuela, ella tiene más de 15 años sirviendo a la parroquia, es la coordinadora de la pastoral de salud.

“El año pasado mi abuela me comentó que el padre les dijo que todos tenían que estar actualizados en comunicaciones.

“Entonces le pregunté, pero qué necesita, y me respondió: ‘abrir un correo electrónico”, relató Andrés.

Desde ese momento comenzó el proceso de enseñarle a su abuela qué es un correo electrónico, para qué sirve y cómo usarlo. La clase tenía que comenzar de cero.

“Todo fue un proceso, primero enseñarle a prender el computador, cuáles son las partes del computador, cómo buscar el navegador, cómo abrir su cuenta, escribir la arroba (@) fue un proceso (risas) en fin todo fue paso a paso.

“La idea era que el grupo de la iglesia se enterara de las actividades que realiza la parroquia en las diferentes pastorales por medio de una cuenta Facebook.

“Ahí comenzó el otro proceso, crearle la cuenta, enseñarle a buscar los contactos, cómo comentar, cómo subir fotos… Una vez me dijo que quería saber cómo podía ver los vídeos en Youtube y todo lo que implica ponerlos en la res social, en fin…”, relató Andrés.

Aunque el proceso quizá no ha sido fácil, pues Andrés no es docente, su dedicación fue única, pues doña ‘Teresita’ mostró un gran interés y poco a poco se vio el resultado.

Sin embargo en ese proceso el joven se dio cuenta de la necesidad que tienen los adultos y adultos mayores de aprender a manejar las tecnologías de información en los diferentes dispositivos que ofrece constantemente el mercado.

La idea es que los dultos aprendan a manejar todos sus dispositivos

La idea es que los dultos aprendan a manejar todos sus dispositivos

Surgió la idea

Luego de que doña ‘Teresita’ ya se defendiera en su computador, Andrés pensó en enseñarle a quienes no quieran quedarse atrás.

“La idea es que podamos ir a las casas y enseñarle, tanto a adultos como a adultos mayores a manejar sus dispositivos, es decir, desde un computador hasta un teléfono inteligente o una Tablet.

“Lo que pretendemos es que el los adultos no se queden atrás porque ellos sienten que la tecnología los está dejando.

“Por otro lado muchas de estas personas no cuentan con alguien que les explique y si hay alguien en casa pasan varias cosas, o no tiene tiempo o no tiene la metodología para enseñar, en muchos casos ninguna de las dos”, recalcó Andrés.

Según el publicista desde que surgió la idea el espectro se amplió, pues se dieron cuenta de que no solo se trataba de computadores sino de otros elementos. “La idea es que también aprendan a manejar sus cámaras fotográficas, pues lo que pasa en muchos casos es que toman 50 fotos y de esas solo sirven 5, lo peor es que las imágenes se quedan en las cámaras.

“Por eso también les enseñamos a descargarlas, guardarlas y subirlas a las redes sociales, otro problema que detectamos es que muchos de estos adultos son abuelos y le ayudan a sus nietos a realizar las tareas, por ello también les enseñamos a realizar búsquedas en internet”, afirmó Torres.

A esta idea la llamaron Experiencia Digital, están enfocados en personas mayores de 45 años; en este momento cuentan con siete estudiantes, dos de ellos con más de 70 años pero con muchas ganas de aprender.

 

¿Cómo enseñan?

Puesto que sus estudiantes son adultos, diseñaron módulos especiales en los que describen paso a paso lo aprendido durante la clase.

“Cuando nos llaman hacemos un diagnóstico para saber cómo está la persona en este tipo de conocimiento, pues en muchos casos tienen alguna idea, en otros toca partir de cero.

“Nos ha pasado que algunas personas quieren afianzar su conocimiento, una señora nos dijo que quería aprender a manejar Excel porque le habían dicho que ahí podía llevar las cuentas de su negocio”, agregó.

Los docentes son escogidos con mucha cautela pues buscan personas idóneas, que sean pacientes, tranquilas y con vocación de servicio.

“La idea es que Experiencia Digital siga creciendo, esperamos que en el futuro tengamos un lugar para dar las clases, pero por ahora seguiremos apoyando a nuestros estudiantes”, finalizó Andrés.