Menú de categorías

| Abr 4, 2014 | Nuestra Gente, Portada

Genner es un reciclador de equipos electrónicos

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Audry Laguado

Gente de Cañaveral

En Cañaveral vive Genner Andrés Carrillo. Ha pasado casi toda su vida rodeado de médicos, pues su padre es galeno al igual que su hermana y su esposa. Su mamá es trabajadora social y su otra hermana es abogada.

Pero Genner siguió sus instintos, se dejó seducir por la ingeniería electrónica y arrancó a estudiar en la Universidad Industrial de Santander, UIS, de donde es egresado.

En su búsqueda por un futuro mejor y una idea de negocio, este ingeniero planteó un proyecto en el que pudiera recolectar elementos electrónicos para disponerlos correctamente.

Lo mejor de esta idea es que este joven encontró equilibrio casi perfecto pues: desarrolla su carrera, tiene empresa y de paso ayuda al medio ambiente.

En términos prácticos, Carrillo es un ‘reciclador’ de aquellos productos electrónicos que ya no necesitamos en casa y les da una disposición final. Su idea lo lleva rumbo al éxito.

Su vida

Son solo 28 años los que lleva encima Genner Andrés, pero su curiosidad es lo que lo ha llevado a generar grandes ideas.

“Siempre quise estudiar medicina, pero en el camino me fui convenciendo de que me gustaba desarmar los equipos, claro que nunca los arreglaba (risas) pero creo que desde ese momento me di cuenta de que tenía mucha curiosidad y así me enamoré de la carrera”.

El joven es egresado del colegio San Pedro Claver y en 2009 terminó la universidad. Es el menor de tres hermanos y por fortuna siempre ha contado con el apoyo de sus padres desde el momento que dijo que quería ser ingeniero.

Pero en este momento la vida de este joven, sencillo y concreto a la hora de hablar, gira alrededor de su esposa y su pequeño hijo de tres años Genner Santiago, quien desde ya está aprendiendo a disponer los diferentes residuos en casa.

Un negocio que da vida al planeta

Hace año y medio este ingeniero le echó el ojo a los residuos o aquellos aparatos electrónicos y se dio cuenta de que en la ciudad no había una empresa que hiciera un manejo adecuado de estos aparatos.

Son muchos los materiales tóxicos y no biodegradables que resultan en un sitio de disposición final y por ello Genner se dio a la tarea de darles un buen uso.

Hace ocho meses su proyecto se cristalizó y aunque ha sido duro comenzar sabe que el proceso sigue adelante y que poco a poco las empresas lo conocerán para que puedan disponer todos sus elementos.

“Tuve la idea porque me puse a pensar, qué pasa con este tipo de residuos, pues son toneladas los que produce la ciudad, y supe que en Santander no había nadie que les diera disposición correcta, pues casi en 90 por ciento de estos materiales son reutilizables.

Asegura que junto a su equipo de trabajo se desplazan hasta las empresas donde lo solicitan, recoge el material sin ningún costo, les da un certificado de disposición y él se encarga de la tarea más pesada.

“Recogemos televisores, equipos de sonido, licuadoras, computadores, en fin, cualquier cosa que haya sido electrónica. Inicialmente los clasificamos y luego los desensamblamos manualmente para finalmente separar la mayor parte de componentes como aluminio, plástico y cobre, entre otros, y se disponen correctamente”, dijo.

Por otra parte el ingeniero dice que en el caso de los computadores son sometidos a un proceso especial de eliminación de información, lo cual se le asegura a las empresas en caso de que tengan dudas sobre la información que guardan.

“Debo recalcar que parte de estos residuos no se pueden desechar así no más, deben tener un proceso especial porque son tóxicos, como el caso de las baterías, por eso nosotros subcontratamos otra empresa para que los maneje correctamente”.

Según este joven emprendedor, algunas partes pueden ser reutilizables, pero lo importante es que no sean arrojadas a la naturaleza, pues puede generar gran impacto ambiental.

Lo que viene

Aunque este empresario y padre de familia sabe que el camino es largo, está dispuesto a recorrerlo pues la idea es que cada vez más empresas se sumen a la labor de dar un buen final a aquellos elementos que prestaron alguna utilidad.

“La idea es que la empresa evolucione por medio de buena maquinaria para poder disponer todos los residuos por nuestra cuenta. Pero poco a poco lo lograremos”, finalizó.

Los colegios y otro tipo de entidades también pueden recurrir a Genner para entregar sus aparatos electrónicos.

Número de contacto: 314 34 22 697

http://www.reciclajegire.com/